lunes, septiembre 25, 2006

El compadre incómodo

Germina en Torreón el primer compadre incómodo de Calderón
José Reveles
El Financiero
25 de septiembre de 2006
Guillermo Anaya, saltó a la fama por acusaciones de nepotismo
El senador Guillermo Anaya Llamas recibió un empujón en sus aspiraciones de contender por la gubernatura de Coahuila, aunque falten cinco años para la renovación de poderes: el sábado, Felipe Calderón Hinojosa lo convirtió en el primer compadre del sexenio al apadrinar en Torreón a su pequeñita María Teresa.
Anaya, exalcalde de Torreón, cobró fama pública por acusaciones de nepotismo durante su gestión, pues su hermano Andrés apareció como gestor y ejecutor en muchas de las obras públicas.
El que ya muchos nombran compadre incómodo es sujeto de una auditoría en el Congreso estatal por la falta de transparencia al ejercer 70 millones de pesos en la red de colectores de Torreón por medio del Sistema Municipal de Agua y Saneamiento (Simas), cuyas decisiones eran siempre tomadas en un consejo de administración en el que participaban funcionarios y representantes de la iniciativa privada, que así se adjudicaban la ejecución de obras.
Hubo constructoras consentidas durante la gestión de Anaya en Torreón, con sus 750 mil habitantes y más de 200 mil que entran y salen diariamente, conurbado con Lerdo y Gómez Palacio, Durango, en lo que se conoce como la Comarca Lagunera.
Allí la especulación con terrenos urbanos que fueron ejidales (en plena cuna del reparto agrario durante la administración del general Lázaro Cárdenas) y la construcción se han convertido en un negocio multimillonario.
La constructora del propio padre del entonces alcalde, Ricardo Anaya, se benefició con obras de alumbrado.
Anaya fue uno de los 26 premiados por el gobernador priista Enrique Martínez y Martínez, en noviembre de 2005, con una patente de notario. Curiosamente aparecían otros dos panistas entre los neonotarios: Jesús de León Tello y Karla Samperio Flores. Acción Nacional subió en julio, como nunca, sus porcentajes de votación en Coahuila.
Enrique Martínez favoreció con notarías a sus amigos, a magistrados y políticos, incluido su jefe de escoltas -al estilo que lo hizo en el Estado de México Arturo Montiel-, una semana antes de transmitir el poder al actual gobernador Humberto Moreira.
De León Tello, por cierto, al igual que antes Anaya y el padrino de ambos, el hoy coordinador legislativo Jorge Zermeño, ya recibió el apoyo de la cadena de tiendas Soriana para contender por la alcaldía dentro de tres años: "Torreón cada día mejor", dice en el reverso de los recibos de pago desde ahora, con la foto de León Tello.
Hoy los panistas Anaya y De León se perfilan para gobernador y alcalde de Torreón en una lucha interna que ya se desató. No la tienen fácil, aun con el compadrazgo de Felipe, porque hay otro grupo de Acción Nacional, con el dirigente José Andrés García Villa, el alcalde de Torreón, José Ángel Pérez Hernández, el exalcalde Pedro Luis Bernal y otros que quieren contender por Coahuila, supuesto bastión panista dentro de pocos años.
Impuestos por perreras
El senador y compadre Anaya Llamas es objeto de otro escrutinio desde el Congreso estatal: en su último año como alcalde incrementó el impuesto predial de los propietarios de Torreón mediante una actualización del catastro que rebasó con mucho el 7 por ciento autorizado por la Legislatura.
Incluso la Suprema Corte le negó la razón al exalcalde en una controversia constitucional contra el Congreso por supuestamente haber violado la autonomía municipal.
El diputado priista Miguel Mery Ayup mencionó entre las irregularidades en que habría incurrido Anaya en la alcaldía de Torreón:
Pagó 15 millones a una empresa que le elaboró un muestreo aéreo sobre "la realidad" de los predios urbanos. Techos de lámina o perreras fueron registrados como "ampliaciones de la propiedad" y construcciones adicionales en 60 mil de 200 mil predios. Tejabanes eran considerados habitaciones.
Mientras esto ocurría con los pobladores, al lujoso fraccionamiento Los Azulejos se le autorizó pagar con terrenos impuestos que adeudaba, lo que hizo con 15 lotes que se sobrevaluaron para cubrir 15 millones. Además de que le correspondía pagar con cuatro veces más de superficie, varios de esos lotes ya habían sido vendidos.

3 comentarios:

zombie dijo...

Yo creía que eso del compadrazgo era cosa de los abuelitos.

Todavía no empieza la gestión de FECAL y ya hay un cuñado y un compadre incómodo.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Si los huevazos que recibió en Torreón no fueron por nada.
Saludos, Zombie.

Anónimo dijo...

PARA QUE VEAN QUE AQUI EN TORREÓN HAY GENTE QUE REPUDIAMOS A ESA COSA QUE DICE SER EL PRESIDENTE, MUCHOS CREEN QUE ACA EN EL NORTE EL PEJE NO PINTA, ALGO EQUIVOCADO CON LO EFECTUADO ESTE SABADO EN QUE FECAL FUE RECIBIDO A HUEVAZOS