jueves, octubre 05, 2006

Tienen organismos de la IP 10% del Congreso

Raúl Castro
Milenio

17 de septiembre de 2006
Cincuenta y cinco integrantes de la 60 Legislatura han ocupado cargos en Coparmex, CCE, Canacintra y Concanaco; pertenecen la bancada del PAN.
El Partido Acción Nacional abrió la puerta de par en par al sector privado y los empresarios aprovecharon la ocasión para hacerse de poco más de una cuarta parte de la bancada blanquiazul tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores.
No es poca cosa, pues representantes de organismos empresariales conquistaron poco más del 10 por ciento de la 60 Legislatura que inició actividades el pasado 1 de septiembre, pues hay 55 ex dirigentes empresariales en el Congreso de la Unión, la mayoría en la bancada del PAN
La presencia empresarial en las filas panistas no es cosa nueva. Prueba de ello es que en 1988 el partido postuló a la presidencia a Manuel J. Clouthier, quien ya había presidido la Confederación de la República Mexicana (Coparmex) y al Consejo coordinador Empresarial (CCE).
Incluso fue la influencia del popular Maquío quien facilitó el ingreso de más empresarios al PAN, entre ellos el propio Vicente Fox Quesada quien dejará la Presidencia el próximo 1 de diciembre.
Sin embargo, el peso empresarial en las fracciones parlamentarias panistas nunca habían alcanzado estas dimensiones.
Por ejemplo, en la Cámara de Diputados la bancada albiazul está compuesta por 206 legisladores, de los cuales 55 han pasado o provienen directamente por las diferentes delegaciones del CCE, la Coparmex, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio.
Esto significa que los empresarios son casi 27 por ciento de la fracción panista de San Lázaro y 11 por ciento del total de la Cámara baja. El grupo está encabezado por Raúl Padilla Orozco, quien hasta hace unos meses fuera el presidente nacional de Concanaco.
También Ángel Humberto García Reyes, José Ignacio Alberto Rubio Chávez, Yolanda Mercedes Garmendia Hernández, Eduardo Ortiz Hernández, Armando de Jesús Félix Holguín, Beatriz Collado Lara y Antonio del Valle Toca, han participado o participan todavía en diferentes cámaras de comercio a nivel nacional.
El propio Héctor Larios Córdova, el coordinador de los diputados panistas, en algún momento fue director del Centro Empresarial del Norte de Sonora de la Coparmex, organización por la que también han pasado Gerardo Aranda Orozco, Héctor Manuel Ramos Covarrubias, Gerardo Buganza Salmerón, Addy Joaquín Coldwell, Felipe González Ruiz y Luis Javier Maawad Robert.
Y no son pocos los que pasaron por las diferentes delegaciones de Canacintra, como Artemio Torres, Beatriz Eugenia García Reyes y Ángel Rafael Deschamps Falcón.
Ya en la Cámara de Senadores el porcentaje de participación empresarial tiene una variación mínima. De los 52 legisladores que componen la bancada panista 13, el 25 por ciento, provienen del sector privado. También representan el 10 por ciento de la cámara alta.
Más sensibilidad política
Hace unos cuantos meses, Raúl Padilla Orozco tuvo que decidir entre varias opciones, como analizar la posibilidad de buscar la presidencia del Club Atlas de Guadalajara o entrar a la contienda por la presidencia del CCE. Al final, su nombre apareció en el primer lugar de la lista de diputados plurinominales del PAN para la LX Legislatura.
¿Esta presencia empresarial tan marcada en la actual legislatura ¿qué implicaciones va a tener para efectos de las reformas estructurales?
Nos da mucho gusto que la Legislatura tenga la opinión de los empresarios, ya que si alguien se hace responsable de gestionar inversión, de la generación de empleos y de la derrama económica somos, precisamente, el sector empresarial.
Por lo tanto ahora, en cada ocasión que haya un tema que involucre al sector privado, podremos tener muchos puntos de vista: primero la de los empresarios, que es la más valiosa, por otro lado estará el sector público a través del Ejecutivo y nosotros desde el Legislativo podremos compartir el impacto o el alcance de algunas reformas que muchas veces no se han aprobado porque no existe la información suficiente para la toma de decisiones.
¿Pero con una legislatura “tan empresarial” se pueden aprobar cambios relevantes en este mismo periodo de sesiones?
Sí, y además creo que no tenemos otra alternativa. Ante la inminente desaceleración de EU, creo que México tiene que trabajar internamente para no perder competitividad y, al mismo tiempo, no perder mercados a nivel internacional o global.
¿Siendo empresarios es más fácil sensibilizar a los legisladores sobre los temas de la agenda económica?
Seguro. En la medida que las visiones de todos los mexicanos estén vertidas en el cuerpo legislativo, creo que podemos aspirar a tener mejores leyes.
¿Es factible pensar que la visión de empresario se puede anteponer a las posturas de los partidos?
Yo creo que sí. Todos los partidos tenemos un componente importante del sector empresarial, especialmente el PAN, y en ese sentido podemos compartir nuestros puntos de vista. El sector empresarial lo que busca es generar riqueza para ser distribuida.
Los empresarios tenemos hoy una conciencia social muy importante, un compromiso con el cual queremos cumplir. Si este sexenio se va a llamar “el sexenio del empleo” qué mejor que los empresarios, que somos expertos en la materia, podamos generar esta sinergia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

eSo no tendria nada de malo si en un pais con empresarios menos RATAS.

Quetzalcoatl dijo...

Ratas hay en todas partes: en la política, en los sindicatos, en el sector educativo, en el empresarial y hasta en la iglesia.

Lo importante a tomar en cuenta es que hay ratas productivas y ratas improductivas. Ratas que generan empleos y ratas que los destruyen, ratas que caminan para adelante y ratas que caminan para atrás. Ratas que hablan y hacen y otras que nada más hablan....