miércoles, enero 03, 2007

Nuestra casa

Por: Eratóstenes Horamarcada
La política es nuestra casa. Existimos en ella, no podemos desentendernos de ella. Abrimos una puerta, escuchamos una respuesta, las paredes nos devuelven nuestros pasos: quizá ignoramos las profundas moléculas, los mecanismos y aceites de los ejes que sostienen esta casa giratoria; pero sabemos qué vemos. Nuestra mirada nos devuelve algo de las paredes. Sabemos qué nos disgusta del polvo cuando entramos. Sabemos qué nos ofende, qué es lo sucio sabemos. La sensación del moho, el olor de una fruta descompuesta. A veces no nos resignamos a yacer en fetidez, a veces nos sobreponemos al fastidio y creemos que es posible despertar, de alguna manera, algún brillo dormido en nuestra habitación; quizá no en todo el gran espacio pero sí, por lo menos, en uno de sus rincones.

Pero si también nos ofende la modestia del pequeño afán, habrá que deshechar esta casa o, mejor dicho, cáscara podrida; recargar contra las puertas los materiales combustibles recaudados; amordazar a nuestros hijos, regar la gasolina y suscitar en ésta el fuego, el elemento que todo purifica. Y no salir huyendo, y ver con ojos de cera cómo reluce nuestra casa toda ella por fin.

12 comentarios:

Antonio dijo...

First!

Recibe un fuerte abrazo compañero

Eratóstenes Horamarcada dijo...

¡Feliz año, Antonio!

Ron A. W. dijo...

Felicidades a todos! estamos de regreso y comenzando el año. Algo se me tiene que ocurrir para el 6 de eero.

tejas dijo...

La politica economica ejerce en los ambitos de nuestras vidas un poder muy grande y se incolucra en todo, aun cuando no lo sospechemos. Mexico es un pais muy grande y muy rico, razon por la cual no nos damos cuenta hasta que punto se nos perjudica con determinadas leyes, hasta que llegan las desgracias y tocan a nuestras puertas. Por ello el pensar y actuar solidariamente con nuestros hermanos que hoy sufren, nos vuelve mas humanos, mas politicos. Prevenimos que peores desastres se ciernan sobre este pais que tanto queremos.
Cierto que el olor de la politica es resulta repugnante, porque hay seres humanos que la ejercen sin un compromiso social, el olor de la politica es de eses fecales. Sin embargo para limpiar nuestra casa tenemos que soportarlo, sobre todo ahora que ese olor nauseabundo se a destapado con mayor poder, lo cual lo hace insoportable.
Saludos erastotenes y feliz año de trabajo.

mafalda dijo...

....
Ya esperaba algo salido de esa mente inteligente. El fuego purificador en todos los sentidos. Meses han pasado en que las mentes estaban calientes, algunas prendieron y aprendieron, todavía las hay (muchas) en la tibieza.
Un abrazo para ti mi Erat. Feliz Año.

Mafalda

Angeek dijo...

Siempre he pensado que la política es nuestra casa. Me gustaron mucho tus palabras.
Ea! a purificarla. Fuego nuevo. Año nuevo.

Rubén dijo...

Ah, yo leyendo bien interesado el post de abajo y resulta que es farsa. ¡Patrañas!

Ron A. W. dijo...

Rubén, pos'ora sí que...

Inocente palomita que te dejaste engañar!

Anónimo dijo...

FELIZ AÑO!!!

http://www.alexa.com/data/details/traffic_details?url=www.senderodelpeje.com%2F

Juana Gallo dijo...

¡Qué buena metáfora!
Saludos

Toncha! dijo...

Queremos más escritos de Eratóstenes!

Babel dijo...

Y si... aunque lo malo es que mucha gente se acostumbra a vivir entre la mugre y cree que solita la mugre se va a limpiar.