sábado, enero 06, 2007

López Obrador, el PRD y los candidatos: una reflexión

Dr. Delfín Quezada Domínguez
¡Por esto!
5 de enero de 2007
El arribo del Presidente Legítimo de México Andrés Manuel López Obrador a nuestro Puerto de Progreso, nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre el papel del Partido de la Revolución Democrática en este espacio costero. Sus palabras en su última visita a Yucatán en el mes de diciembre del año que recién feneció, refuerzan las consideraciones sobre lo que se va hacer y actuar como partido en las próximas elecciones para presidentes municipales, diputados y gobernador del estado.
En su discurso, el Presidente Legítimo de México señaló: "el gobierno legítimo comienza una transformación democrática a fondo, el propósito fundamental del gobierno legítimo será proteger los derechos del pueblo, defender el patrimonio de todos los mexicanos y la soberanía nacional". "Además -recalcó AMLO- este gobierno cuyas instituciones nacen de la voluntad general ha de elaborar iniciativas de ley que promoverán los legisladores del Frente Amplio Progresista y diseñará estrategias que protejan el patrimonio nacional y los intereses de las mayorías, también propondremos a los gobiernos municipales y estatales afines políticas en desarrollo social en beneficio de los sectores más pobres y excluidos.
Estas últimas líneas son las que todas y todos los progreseños y yucatecos en general, debemos tomar muy en cuenta para las y los que tengan aspiraciones para ser representantes dignos de este ideal que predica el Presidente Legítimo de México. Pues no es posible que, ante estos pensamientos claros y nobles intereses sociales, aún haya personas que traten de acomodarse de manera oportunista y especulativa a una candidatura de este partido político. Es aquí donde debemos detenernos (hablando de aquellos que tienen sus aspiraciones) para recapacitar sobre el papel que tenemos y jugamos en el contexto social, político, económico y cultural de nuestra comunidad; de la trayectoria en el ámbito; del conocimiento de la problemática comunitaria, etc.
Todos los y las que quieren alcanzar un puesto político tienen capacidades, sueños y proyectos, pero eso no se logra con el solo hecho de hacer declaraciones a los medios de información o tener a un determinado número de simpatizantes; se logra con un respaldo histórico, con actividades sociales continuas y no sólo con la llegada de las contiendas políticas, en fin, con un reconocimiento de la sociedad que nos hace y nos mira a diario. Como señaló el Presidente Legítimo de México en su última visita en Mérida en la Cámara de Comercio "estoy seguro que cualquier militante del PRD con sensibilidad social y política que lo debe caracterizar, sabrá responder con lealtad a los pobres de cualquier parte de México".
Es por ello que la persona interesada por un cargo representativo, sea éste una diputación, una presidencia municipal o una gubernatura deberá formular diagnósticos de los principales problemas de su municipio, de su diputación o/y de su estado; pero no sólo formular dichos diagnósticos, sino también propondrá soluciones o recomendaciones según sea el caso. Por eso, las personas que pretendan alcanzar un lugar de representación popular en las próximas elecciones en Yucatán, y en Progreso en particular deberá -siguiendo el proyecto de nación del Presidente Legítimo de México- cumplir con lo siguiente:
Ayudar en todo lo que se pueda a los que viven en colonias populares, barrios, pueblos y comunidades rurales, sin servicios públicos y en viviendas precarias; buscar alternativas para la introducción de agua, luz, drenaje, pavimento e insistir en el derecho de la gente humilde, a recibir crédito de vivienda con tasa de interés equivalente al incremento anual del salario mínimo; alternativas de trabajo que tanta falta hacen en nuestro puerto de Progreso para los pescadores así como la búsqueda de programas y proyectos de financiamiento pesquero, nueva infraestructura deportiva, nuevas opciones de estudios, nuevas políticas en el eco-turismo local, etc. Todavía falta mucho por hacer en la costa.
También es de suma importancia lo que estipulaba AMLO en su discurso en la ciudad de Mérida "de poco serviría tener gobierno, presidente, gabinete y programa, si no se cuenta con el apoyo del pueblo. Un gobierno divorciado de la sociedad, no es más que una fachada, un cascarón, un aparato burocrático, por eso propongo que el gobierno legítimo sea el pueblo organizado". "La democracia implica -remarcaba el Presidente Legítimo de México- la participación ciudadana en los asuntos públicos, la democracia es el poder del pueblo, para el pueblo y con el pueblo.
Esta idea de tener gobierno sin pueblo podría convertirse en realidad en nuestro estado, pues si vemos los últimos acontecimientos políticos (malestar entre los contrincantes del mismo partido, robo de las elecciones internas, apoyos desmedidos con nuestros impuestos a cierto candidato, etc.), entonces vemos que nuestra historia futura para eso apunta.
No estoy sugiriendo aprovechar el grave momento coyuntural que está sucediendo en nuestro estado para alcanzar nuestras metas (llámese gubernatura, presidencia municipal o diputaciones) sino lo que estoy señalando es que no debemos permitir tener gobiernos sin nuestro apoyo como pueblo. De ser así, nuevamente estaríamos cometiendo nosotros mismos una terrible equivocación, que sería aprovechada por el gobernante en turno. El robo de tierras a los campesinos, la impunidad, la injusticia, el acoso sexual a mujeres trabajadoras, los actos terroristas contra los medios de comunicación sería una continuidad de ese gobierno sin pueblo y pueblo sin gobierno.
Las designaciones en el Partido de la Revolución Democrática para cargos públicos para la próxima contienda política en Yucatán deberán ser, entonces, claras, objetivas y buscando a la persona idónea. No de personas -como señalamos líneas anteriores- que buscan, como cada vez que hay elecciones, pingües ganancias sin importarles el bienestar de la sociedad que los postula y los elige. Pero peor aún, de aquellos que nunca han tenido un verdadero ideal socialista o mejor dicho Por el Bien de Todos.
Quiero cerrar este artículo con un nuevo pensamiento del Presidente Legítimo de México Andrés Manuel López Obrador, muy preciso y concreto y en donde se resume lo expresado con anterioridad:
"Aspiramos a vivir en una sociedad mejor, donde el dinero no triunfe sobre la moral y la dignidad del pueblo, donde el ser humano valga por su trabajo, su rectitud y su generosidad, sin importar el color de la piel, ni la condición económica o social... La esperanza es una acción colectiva dedicada a crear lo que hace falta, lo pendiente, es la capacidad que tenemos de hacer realidad el cambio profundo, el cambio verdadero, no esperemos nada de los de arriba, cumplamos con nuestro deber ciudadano".
"Las posibilidades del cambio están en nuestras manos -prosigue AMLO-, en nuestros hechos, en nuestros compromisos, somos mujeres y hombres libres, el destino de nuestras vidas depende de nosotros, también el futuro de nuestra patria. Manos a la obra, seamos todos el gobierno que nuestro país necesita".

2 comentarios:

pro-amlo dijo...

y ahi sigue en la linea el peje para los que decían que se habia cansado

Ron A. W. dijo...

ahora sí, parafraseando a Tijuana NO!

Esperando en la selva,
como rebelde trichera,
el peje vive y sigue en pie de guerra!