martes, marzo 13, 2007

Tello y las intolerancias

Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma
12 de marzo de 2007

Me disgustan, y hasta diría que desapruebo (si hacer lo contrario estuviera a mi alcance) las manifestaciones de lopezobradoristas contra actos que descalifican. Pero su importancia es minúscula comparada con la exclusión y el silenciamiento practicados por la televisión

Me disgustan -y si el verbo fuera el correcto diría que desapruebo- las manifestaciones de partidarios de Andrés Manuel López Obrador que ruidosamente han estorbado -sólo ruidosamente, sólo estorbado- presentaciones de libros sobre el proceso electoral del año pasado. En una de ellas, Lydia Cacho y yo mismo disuadimos a quienes protestaban estentóreamente de seguir haciéndolo. Era el martes 13 de febrero. Denise Dresser había leído su texto sobre El Presidente electo, de Jorge Zepeda y Salvador Camarena. Se disponía a hacer lo propio Carlos Loret de Mola quien, punzantemente se refirió a la silla que, sin aviso ni disculpa había dejado vacía Germán Martínez, el secretario de la Función Pública que había aceptado comentar el libro y se arrepintió. Apenas iniciada, la exposición del periodista de televisión fue interrumpida por gritos de un grupo que abandonó sus sillas y se colocó al lado del presidium, proclamando su descontento a todo pulmón y desplegando mantas y pancartas. En un primer momento, parte del público aplaudió la protesta pero a medida que se prolongaba creció el descontento y el pedido a los manifestantes de retirarse para que el acto continuara. En ese propósito, la periodista Lydia Cacho y yo decidimos convencer a los protestantes de guardar silencio y marcharse. Después de algunos minutos se persuadieron de nuestras razones, o creyeron ya cumplida su misión y se fueron. Fue un episodio molesto, desagradable pero nada más. Loret de Mola pudo expresarse, y lo mismo hicieron los autores del libro.
El martes pasado, 6 de marzo, en cierta forma se repitió el suceso, aunque de modo más agresivo por la índole del libro a presentar. Carlos Tello escribió 2 de julio, subtitulado "La crónica minuto a minuto del día más importante de nuestra historia contemporánea", un libro polémico según lo calificó uno de los presentadores, José Woldenberg (el otro fue Jorge Castañeda, y el moderador, Leo Zuckerman). Concluidas las presentaciones, cuando Tello ofreció la palabra al público, se la tomaron partidarios de López Obrador que a voz en cuello lo tildaron de mentiroso y mostraron pliegos de papel donde reiteraban la acusación. La batahola duró 10 minutos, al cabo de los cuales los participantes en la mesa se retiraron. No puede decirse que la sesión fue reventada porque su parte medular ocurrió sin interrupciones.
Sin embargo, la acción de los manifestantes ha sido denostada como actitud fascista, suma de intolerancias. Contra toda lógica se ha llegado a decir "¡de la que nos salvamos!", suponiendo que de ser presidente López Obrador se multiplicarían episodios como el de la noche del 6 de marzo, como si se ignorara que la fuente de la ruidosa protesta es la convicción de los lopezobradoristas de que la elección fue trucada y que una suma de factores, entre ellos actos y omisiones de los órganos electorales, torció el resultado, que favoreció en realidad a su candidato.
La acusación de querer imponer censura, de silenciar el debate, de deturpar a quienes opinan diferente, lanzada contra los manifestantes, es una mala pasada de las buenas conciencias que no aprecian que los desahogos de puñados de inconformes son nada comparados con el silenciamiento, con la exclusión que los medios electrónicos practican contra López Obrador y su actuación al frente de la resistencia civil pacífica. Unos y otros elementos configuran un escenario como el del viejo cuento en que, en el Coliseo romano, un esclavo, sumergido hasta el cuello en la arena, mueve la cabeza eludiendo el ataque del león que de un momento a otro lo devorará. En uno de los saltos de la bestia la inminente víctima lanza a su vez un mordisco, que da directamente en los testículos de la fiera, lo cual provoca la irritación del público que le reprocha a gritos: "¡Pelea limpio, cristiano!".
La acusación a Tello surgió del desmentido con que César Yáñez, Federico Arreola y José María Pérez Gay niegan haber oído a López Obrador, a la una de la mañana del 3 de julio, aceptar su derrota. "Yo ignoro si los tres estuvieron presentes en el episodio que describo -dice Tello en la página 213 de su crónica-. Pero sé que uno de ellos sí escuchó la confesión de Andrés Manuel y que la comentó, en los primeros días de julio, con al menos tres personas, a través de las cuales tuve conocimiento del episodio. Mis fuentes para recrear esta escena, que es clave, son entonces todas indirectas, pero confiables".
Tello ha buscado desviar la atención del punto medular (si López Obrador pronunció o no la palabra perdí) al accesorio de sus fuentes, a las que él protege. Es una falacia, pues la negativa rotunda de quien habría esparcido ese dicho del candidato presidencial deja sin sustancia al asunto. En un encuentro entre Arreola y Tello, concertado por Carmen Aristegui, el autor del libro aceptó campanudamente haber mentido. Sus detractores suponen que lo hizo a sabiendas, para generar un poderoso argumento contra López Obrador, que a esta altura sigue insistiendo en ser Presidente legítimo no obstante admitir desde el 3 de julio que había sido derrotado.
Hace 12 años, Tello escribió otro libro polémico, La rebelión de las cañadas, sobre la insurrección zapatista. Tras examinarlo críticamente, y encontrar que sus fuentes eran policiacas y ministeriales y el autor no lo reconocía, concluí entonces que "tras el disfraz de una indagación histórica seria, el libro esconde un alegato propagandístico". Eso ocurre también ahora.

Cajón de sastre
Con parsimonia que tal vez pone en relieve la indiferencia que el tema le provoca, el Senado camina hacia la designación de un miembro del Consejo de la Judicatura federal, de los dos nombramientos que le conciernen, para cubrir la vacante dejada por Constancio Carrasco Daza, hoy magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Por el transcurso del tiempo, al menos dos de los candidatos dejaron de serlo pues encontraron ocupación en la administración calderonista. Ése es un problema menor para los senadores, pues la lista es de 26 aspirantes. El de mayor hondura consiste en que 19 de ellos pertenecen al Poder Judicial. Si por algo se otorgó al Senado la facultad de nombrar a dos consejeros es para contrastar esa atribución con la de la Suprema Corte, que designa a cuatro, siempre de entre los integrantes de la Judicatura. Aunque su universo sea restringido, convendrá al Senado incorporar al Consejo una perspectiva que haga menos endogámica la composición de ese órgano judicial.

Correo electrónico: miguelangel@granadoschapa.com

4 comentarios:

Carlos pero no Tello dijo...

Eratostenes:
Lo habrá leido Magu?
Le habra ENTENDIDO???

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Tendrías que preguntárselo a él.
No puedo asegurar que los periodistas de derecha (Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Leo Zuckerman) o los moneros de derecha (Paco Calderón, Magú, Rictus) no comprendan argumentos como los que desarrolla este artículo. En los casos de Zuckerman, Calderón y Rictus, parecería, en efecto, que son tontos y no entienden; en los casos de Magú, Castañeda y Aguilar Camín, mi impresión es que han escogido no entender.

GeekGangster dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog!!

ErosGod1 dijo...

Finalmente es inobjetable, vivimos en estado de mentira, donde para sostener una es necesario argumentar con otras miles; con la firme intención de establecer una mentira como la más impoluta de las verdades.

Saludos Erat.