miércoles, marzo 07, 2007

Por mentiroso, le fue mal a Carlos Tello

¡Gracias a los compañeros de la Ciudad de México por hablar con la verdad!
Ayer en el Hotel Nikko, Carlos Tello, Jorge Castañeda, José Woldenberg, Leo Zuckerman (sucker man) y Héctor Aguilar Camín (que se encontraba entre el público) confrontaron el enorme rechazo que existe en contra de ellos.

El Universal publica la siguiente nota.

Irrumpen en presentación de libro de Carlos Tello
J
orge Octavio Ochoa
6 de marzo de 2007
Suspenden la presentación del libro "2 de julio" por protestas de simpatizantes de AMLO

21:17
Los lujosos salones del hotel Nico, enclavado en una de las zonas más caras del país, se convirtieron esta noche en una arena de confrontación política.

Simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador irrumpieron durante la presentación del libro "2 de julio", la crónica minuto a minuto de Carlos Tello Díaz y obligaron a suspender el evento cuando llevaba menos de una hora de iniciado.
El autor del libro, así como el ex presidente del IFE, José Woldenberg, y el ex canciller durante el sexenio de Fox, Jorge Castañeda, tuvieron que salir rodeados por elementos de seguridad de ese hotel.
Entre gritos de "¡Mentiroso, mentiroso!", "¡nosotros ganamos la Presidencia!", una veintena de personas interrumpió la presentación del libro cuando estaba por iniciarse la sesión de preguntas y respuestas.
Sin embargo, poco antes de este incidente, el ex canciller Jorge Castañeda reveló que el ex presidente Vicente Fox muchas veces habló con el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga, y le pidió expresamente que quitara a Andrés Manuel López Obrador del canal 2 y lo pasara al 4.
Castañeda reveló que importantes actores de la vida política "se fueron con la finta" y creyeron que López Obrador ganaría la Presidencia.
Entre esos actores que daban como ganador a López Obrador -según Castañeda- estuvo el rector Juan Ramón de la Fuente.
Por su parte, Carlos Tello reveló que durante una cena a la que asistieron Carlos Fuentes, Carlos Slim y Juan Ramón de la Fuente, en un comedor de la sala Nezahualcóyotl "hubo simpatías por la idea de anular la elección y nombrar un gobierno interino".
Según Carlos Tello, López Obrador supo desde las 9:55 de la noche del 2 de julio que había perdido las elecciones e incluso recibió un reporte de Ana Cristina Covarrubias que lo colocaba casi un punto abajo de Felipe Calderón.
Aún así, López Obrador se dijo ganador con una ventaja de 500 mil votos y al otro día reiteró que sus propias encuestas lo daban como ganador, pese a que Covarrubias había dicho lo contrario, señaló.

Reforma reseña así los acontecimientos.
Refutan a Tello por el 2 de julio
Alberto Aguirre
7 de marzo de 2007
Llaman al historiador mentiroso y leguleyo por la frase "ya perdí" atribuida a AMLO
Ciudad de México (7 marzo 2007).- Era como si las escenas de la toma de la tribuna de San Lázaro se hubieran trasladado al salón Pegaso del Hotel Nikko.
Acostumbrados al debate, José Woldenberg y Jorge G. Castañeda observaban, entre divertidos y asombrados, la rijosidad de ese medio centenar de perredistas vergonzantes que protestaban por las supuestas "mentiras" escritas por el historiador Carlos Tello Díaz sobre la elección presidencial.
Los tres habían presentado brevemente el libro "2 de julio" y se aprestaban a responder a las preguntas del
público, hasta ese momento silente y respetuoso, que abarrotaba el recinto.
Mezclados entre los militantes del "movimiento de resistencia civil" estaban el ex canciller, Manuel Tello; el ex director del Registro Nacional Agrario, Rolando Ocampo; el intelectual Héctor Aguilar Camín y María Amparo Casar, ex coordinadora de asesores de Santiago Creel.
La presentación comenzó 10 minutos después de lo programado, sin ningún incidente, pero con un reclamo de José Woldenberg al autor del texto, que describió como un libro
"polémico, pero necesario".
Tello Díaz, criticó, "cometió un grave error" al atribuir la frase "ya perdí" a Andrés Manuel López Obrador sin identificar a su fuente, lo que dio pie "a muchas descalificaciones".
Para académicos, periodistas e intelectuales, insistió el ex consejero Presidente del IFE, es "imprescindible" citar a las fuentes.
Pero el ex canciller Jorge G. Castañeda opinó en sentido contrario.
Por razones "de principio y de congruencia", atajó, un autor debe "morirse en la raya" si
estableció el compromiso de proteger la identidad de sus informantes.
Ambas intervenciones apenas agotaron 25 minutos. Vino entonces el turno del autor, quien ofreció "no dilatarse mucho" para hacer dos precisiones y abrir paso a un diálogo con la audiencia.
"Gracias por su presencia, en especial por haber escuchado lo que aquí se ha dicho. Con ese mismo respeto nosotros escucharemos lo que todos ustedes tengan qué decir", anunció.
Y rompió el esquema de los organizadores. En lugar de cuestionamientos por
escrito, se abriría el micrófono a quien levantara la mano.
"Bienvenidas las preguntas", cerró Tello Díaz.
"Mentiroso, mentiroso", le gritó Arturo de Molina, egresado de Ciencias Políticas de la UNAM, quien ocupaba un asiento frente al estrado.
Como impulsados por un resorte, otros cuatro simpatizantes de López Obrador sacaron pliegos de papel. "Tello: mentiroso, lengua viperina", "Tello: leguleyo, hablador, al fin sangre de dictador".
Un grupo de 15 personas rodeó la mesa. Los expositores aguantaron,
sentados en su lugar, durante 10 minutos, hasta que el académico Leo Zuckerman, quien hizo las veces de moderador de la presentación, quiso cortar por lo sano.
Castañeda y Woldenberg quedaron momentáneamente atrapados entre los manifestantes.
Las flores amarillas que adornaban la mesa salieron por los aires. Una botella de plástico golpeó el hombro de Leo Zuckerman.
Los cuatro fueron conducidos por los pasillos interiores del hotel hasta el salón "Capulín", ubicado un piso abajo, donde el autor ofrecería un
brindis "sólo para los amigos".

Un pasquín miserable de cuyo nombre no quiero acordarme cuenta las cosas de un modo ligeramente distinto.
Revientan
la presentación del libro de Carlos Tello Díaz

7 de marzo de 2007
Simpatizantes de López Obrador llaman "¡mentiroso!" al escritor
El acto se convirtió en un debate sobre el derecho a la reserva de las fuentes
Los inconformes "se autoboicotearon", porque les cedí la palabra: el autor

H
abían pasado cuarenta minutos entre el nervio y la expectación. De pronto, la furia se desató entre simpatizantes del ex candidato perredista a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador, quienes interrumpieron la presentación del libro 2 de julio, de Carlos Tello Díaz.
Fue en el momento en que el periodista Leo Zuckerman invitaba a los asistentes a hacer preguntas al autor de esta polémica obra que ha puesto en la mesa del debate si el periodista, el investigador o el historiador debe o no revelar sus fuentes.
Cincuenta personas rodearon la mesa donde, sentados, el autor y sus invitados –José Woldenberg, Jorge Castañeda y Zuckerman– recibieron la arremetida verbal. “¡Mentirosos!”, fue lo menos que les dijeron.
Barruntos de tormenta
Minutos antes, los cuatro habían intervenido ante casi 250 personas que llenaron el salón Pegaso del hotel Nikko. El ambiente no era nada tranquilo.
Varios reporteros, con “ojo clínico”, habían detectado a “los infiltrados”, como les comenzaron a llamar a los simpatizantes del ex candidato presidencial que se descolgaron en esa noche de buen clima al hotel Nikko para increpar a Carlos Tello Díaz por afirmar en ese libro –con base en “fuentes indirectas pero confiables”– que López Obrador expresó esa noche del 2 de julio de 2006: “Perdí”.
A las 19:36, parecía que todo estaba en santa paz. Los invitados de Tello ingresaron sin problemas al salón, vigilado, eso sí, por un buen número de elementos de seguridad del hotel. Los hombres vestidos de azul se comunicaban cada minuto por radio y hacían marcaje personal a los asistentes, pero los simpatizantes de López Obrador, ocultando cartulinas y mantas, lograron ingresar.
Woldenberg, ex titular del Instituto Federal Electoral, fue el primero en intervenir y lo hizo propinando un zape a Tello Díaz. El tema: sus fuentes no reveladas en el episodio de “Perdí”.
Tello Díaz cometió un grave error que dio pie a la desca-lificación instantánea y al desmentido, lo que significó un fuerte golpe a su credibilidad. Así, con este diagnóstico inició Woldenberg su participación.
Luego dijo que de esto sale una moraleja: que los periodistas, investigadores y académicos citen sus fuentes.
Tocó el turno a Jorge Castañeda, ex secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de Vicente Fox. Él manifestó su desacuerdo con la propuesta del ex presidente del IFE. Las fuentes no se deben revelar. Argumentó que el autor se debe morir en la raya para no decir el nombre del que dice. Te lo cuento, pero no digas quién te lo dijo.
Y luego pasó a otro punto, también polémico (tratado en el libro): las encuestas.
A estas alturas, la audiencia escuchaba muy atenta. Entre ellos Héctor Aguilar Camín, Jorge Alcocer, José Andrés de Oteyza, Ulises Beltrán y los padres del autor.
La ocupación
Pasadas las 20 horas, cuando Tello Díaz solicitaba que se hicieran preguntas, mujeres y varones se abalanzaron al podio y comenzó el escándalo. Cinco minutos después, Zuckerman daba por terminada la presentación en medio de empujones y gritos. Las cartulinas traían frases como “Tello, inmoral”. El autor y sus invitados salieron del salón y los simpatizantes de López Obrador ocuparon la tribuna. Un hombre con la cinta tricolor con el nombre del perredista se subió a las sillas. Los asistentes se fueron. Algunos que no lo hicieron pronto, se enfrentaron verbalmente con los rijosos.
“¡Intelectualoide!”, le gritaba un anciano con gorra verde a una mujer de clase media, cuando ésta les decía con sorna que se fueran con “su” candidato.
Aguilar Camín recapitulaba. “Con esto reafirman su propia caricatura”. Zuckerman resumía: “Es el día más triste para la izquierda, con estas manifestaciones del estalinismo, del fascismo”. Y Tello Díaz argumentaba: “Ellos mismos se autoboicotearon, porque yo les pedí que tomaran el micrófono para debatir”.
En el lobby del hotel dos mujeres cantaban una melodía de moda. Fue superada con la letanía de los que abandonaban el lugar ruidosamente: “¡Es un honor estar con Obrador”.

Pero mucho más interesante que las notas de los periódicos es este e-mail dirigido al monero Víctor Hernández que publica hoy El Sendero del Peje.
Saludos compañeros senderistas y de resistencia creativa.
El día de hoy después de una espera paciente llego el día de la presentación de este invento de lechería y de lavadero mal llamado libro.
La llegada al lugar fue muy tranquila, nos encontramos a unas compañeras de la rcp y nos dimos cuenta que por la parte de atras del hotel Nikko habia unas vallas como las que usa el estado mayor presidencial para defender a su pelele pero nunca se usaron, ya adentro del hotel ibamos reconociendo a compañeros y simplemente nos seguiamos de filo, nunca hicimos bolas ni cosas por el estilo, la mayoria ibamos bien presentados y parece que esto los confundio ya que hubo comentarios de panistas refiriendose a que no veian a nadie que pareciera perredista, segun compañeros de la rcp.
Inicio despues de media hora el "maestro" Woldenberg y primero como que le dio un jalon de orejas al imbecil diciendole que lo de las fuentes de tello desato todo esta polemica y como que le dio a entender que se fijara bien para la otra, lo malo fue que al final lo felicito por sus mentiras, no pude grabar cuando dice lo de las fuentes de tello, sorry.
Le toco el turno a castañeda y se empezo a calentar más el ambiente ya que este engreido espurio y cobarde despotricó contra Andrés Manuel y se le fue la lengua de más y nos dio otra revelación más de la envidia de Fox; dijo lo siguiente: EL PRESIDENTE FOX LE PIDIO A TELEVISA QUE YA NO PASARAN EN EL CANAL 2 AL "ALCALDE" DE LA CIUDAD DE MÉXICO YA QUE ERA UN CANAL DE TRANSMISIÓN NACIONAL, QUE MEJOR LO PASARAN POR EL 4 QUE ES SOLO DEL DISTRITO FEDERAL" desde aqui se ve el coraje que le tenia el asno con botas a nuestro presidente legitimo. Para rematar dijo que no entendia como Juan Ramón De La Fuente se fue con la finta de que Andres ganaria y que no entendia por que lo apoyó. Tambien dijo que sin las pendejadas de Fox Andrés Manuel no existiría, dijo que no existiria el Mesías ni nada de eso, la verdad yo estaba hasta adelante y Castañeda veía como le hacía caras de burla y logre hacerlo titubear en varias ocasiones, hijo de su repin.... mother, yo sí estaba muy encabronado con este güey.
El siguiente en hablar y ultimo fue el pinche metiroso de lavadero que a leguas se ve que miente y que ahora ya no sabe que hacer después de de haber escrito lo que escribio, se le permitio terminar su participación y enseguida comenzo la rcp,que eramos un poco mas de 50 y no como dice el mentiroso del universal " una veintena", se cancelo el evento y salieron los de la mesa con la rcp atras de ellos, fue una triste huida, salieron entre mentadas de madre y lluvia de objetos como bolas de papel, no se la acabó, en serio, pero imaginense como estaran las cosas que hasta su esposa estaba llorando, alguien de la rcp la vio en este estado, tambien sabe que su esposo miente.
Ya para terminar, la rcp se paseo un poco por el lobby del hotel más lujoso de México gritando consignas a favor de Andrés y en contra de fecalderón, los medios se dieron vuelo filmando y sabemos que esto tal vez lo usen para irse contra el movimiento pero ¿saben? aunque hicieramos las cosas de otra manera de todas formas nos estarian chingando asi que por mi que vayan y chequen su mail los medios vendidos, este pendejo de Tello se fue bien cagado, bueno ya lo estaba, me cae que estaba bien chiquito este pendejo.
Para cerrar con broche de oro ya cuando terminamos la rcp, afuera del hotel una compañera me señalo a unos cuates que se echaron a correr en dirección hacia donde ibamos, estos personajes eran facilmente detectables aun cuando portaban ropas de civil, ya que el corte de pelo de los aproximadamente 8 era corte militar. Lo curioso es que corrían y nos volteaban a ver por lo cual se hicieron más sospechosos, nos pusimos en alerta y nos fuimos en grupos.
No les tenemos miedo, nosotros damos la cara; el que tiene miedo se esconde detrás de los militares.

Otro lector que envía un e-mail a Víctor hace una buena observación.
Estimado Víctor,
Esta noche la resistencia civil se hizo presente en la presentación del libelo de Carlos Tello: "2 de julio".
Seguro habrán videos de esta acción; sin embargo yo quiero transcribir unas palabras del mencionado Tello:
"... Jorge Castañeda hace referencia a una cena que yo menciono muy de paso en el libro en el capítulo de la media noche, al final de ese capitulo, en el que están presentes Carlos Fuentes, Carlos Slim y el anfitrión es Juan Ramón de la Fuente, esa escena no ocurrió en la casa del rector como yo digo en el libro, ocurrió en un salón adjunto al palco del rector en la sala Netzahualcóyotl de la UNAM la noche del primero de julio del 2006, la víspera de la elección; acababa de tener lugar un concierto de la orquesta de minería..."
Como se puede apreciar, el mismo Carlos Tello, acepta haber mentido en su libro.
Luego entonces, ¿es creíble este libro?
Saludos.
¡LÓPEZ OBRADOR PRESIDENTE!

El autor del primer e-mail envía al Sendero del Peje los siguientes videos.http://www.youtube.com/watch?v=Y6O5ZFbQYREhttp://www.youtube.com/watch?v=6uqJJiACEvshttp://www.youtube.com/watch?v=UQaBG_XVj3shttp://www.youtube.com/watch?v=52QGcmO08HEhttp://www.youtube.com/watch?v=fdcFjV3-lH8http://www.youtube.com/watch?v=5cracDzFQMEhttp://www.youtube.com/watch?v=U2WofSQWB0ghttp://www.youtube.com/watch?v=IRyy0sC0OdQ
Las únicas palabras que valieron la pena de ser escuchadas en la presentación del libelo, fueron las de Castañeda cuando dijo, como se describe en el primer e-mail, que Fox presionó a Televisa para reducir las apariciones de AMLO en televisión. Pese a que tanto Castañeda como Tello, Woldenberg, Zuckerman y Aguilar Camín reconocen que el ambiente emocional --por llamarlo de algún modo-- que se vivió durante las elecciones,
provocado por la campaña del PAN, tuvo como consecuencia la enemistad de dos partes de la población mexicana, para estos "periodistas" eso no cuenta; saben que así ocurrió, pero no les importa: prefieren torcer el significado de términos como fascismo y libertad para que los culpables sean percibidos como inocentes. Castañeda quisiera hacer de Tello un héroe de la libertad de expresión, pero no es posible efectuar tal transformación con el alma de un mentiroso.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

A CUALQUIER PARTE DE MEXICO DONDE SE LE OCURRA PRESENTAR SUS MENTIRAS HAY QUE ORGANIZARNOS PARA MOSTRARLE NUESTRO REPUDIO

Hildebrando117 dijo...

Por el firewall no puedo ver los videos, pero escuché el audio en el noticiero de Cármen Aristegui, estuvo realmente divertido.

Sobre las declaraciones de Zuckerman, no recuerdo haberlo leído/escuchado calificando de facista la negativa inicial de la Segob de transmitir la toma de posesión de AMLO.

Hildebrando117 dijo...

Fascista, sorry

Beam 9000 dijo...

El repudio generalizado y más que eso se merecen estos güeritos "intelectuales" contemporizadores de cagada.

Antonio dijo...

"Afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria"

Carl Sagan

México Liberal dijo...

La persecución en contra de Tello, autor del libro del 2 de julio, tiene un nombre FASCISMO, así empiezan quemando los libros que le son adversos como en aquél 10 de mayo de 1933 en Berlín de la Alemania Nazi. Aquella noche, 20.000 libros seleccionados por los nazis por sus “contenidos antialemanes” fueron arrojados a una inmensa hoguera en la que se consumieron, después se siguen quemando hombres, como en los hornos crematorios de Auschwitz.

Antonio dijo...

México liberal pierde la discusión, de acuerdo a la Ley de Godwin


Un Abrazo

Anónimo dijo...

a

Anónimo dijo...

Porque no madreamos a cualquier persona que nos caiga mal? Al fin, así se solucionan fácil los problemas, pues no hay que pensar, o no? Asi se han solucionado desde siempre, desde la era prehispanica por nuestros antepasados (que si no les gustaba algo o alguien, le hacian la guerra sangrienta), la conquista (la represion violenta de los Españoles y la Santa inquicisión) hasta las peleas con ejércitos entre liberales y conservadores todo el siglo antepasado. Y luego la revolucion, pero ya fue tanta violencia, que algunos decidieron que todo era mejor que eso. Pero ahora ya se nos olvido y porque no lo hacemos otra vez? Al final, la razon por la que estamos jodidos es por alguien mas, y por todos los opresores, no por nuestra propia culpa (nunca, eso nunca). Nosotros no cometemos errores, ellos si, y si los cometemos, es porque ellos nos inducen a hacerlo. Pues somos perfectos. O no?

Anónimo dijo...

Pendejo, si eres tan perfecto, o si son tan chingones, entonces porque estan tan jodidos? No sera su propia culpa?

Anónimo dijo...

sí,sí, sì, vamos a agarrar a golpes a cualquiera que piense distinto que nosotros. No merecemos màs que lo que tenemos hasta que no sepamos aceptar nuestros errores como propios.