lunes, marzo 26, 2007

Cardenal colombiano corrupto se entromete en asuntos de México

Édgar González Ruiz
Sendero del Peje
25 de marzo de 2007
Activismo antiabortista
Intromisión del Vaticano en los asuntos de México


Quienes durante décadas se han opuesto activamente a la despenalización del aborto, frenando las iniciativas a favor de los derechos de las mujeres y de las libertades individuales, han sido siempre muy pocos pero con grandes recursos económicos e influencia política.
A saber: la jerarquía católica, desde el Vaticano, al igual que algunos dirigentes de otros grupos religiosos; grupos conservadores públicos, como Provida, y secretos, como el Yunque; nacionales, como la Unión Nacional de Padres de Familia; e internacionales, como muchas organizaciones y coaliciones que han sido apoyadas por funcionarios panistas, entre las que se cuenta Vida Humana Internacional (una coalición ultraderechista con sede en Miami); órdenes como las de los Caballeros de Malta y los Caballeros de Colón, al igual que los propios políticos del PAN --algunos con más convicción que otros-- y empresarios poderosos como Lorenzo Servitje, el mismo que ha impulsado campañas de censura pseudomoralista de los medios de comunicación.
Todos ellos están unidos para encarcelar a las mujeres que pretendan interrumpir su embarazo. Muchas personas no están a favor del aborto --otras muchas sí lo admiten abiertamente--, pero sólo esos grupos están interesados en castigar a las mujeres que aborten, pues esa es su propuesta, y por eso se oponen a iniciativas de despenalización del aborto, como la que ahora se discute en la ciudad de México. En el fondo se trata de una lucha contra el estado laico, es decir, para mantener leyes acordes con los preceptos religiosos.

Pocos pero poderosos
El problema es que esos pocos personajes interesados en castigar a las mujeres ahora cuentan con todo el apoyo del gobierno federal, además de que jerarcas del Vaticano intervienen abiertamente y con toda impunidad en asuntos que sólo conciernen a los mexicanos; y, ante todo, a las mujeres que deciden abortar (y a sus parejas, si las tienen).
El pasado 24 de marzo, durante la celebración del Tercer Congreso Internacional Provida, el cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio de la Santa Sede para la Familia, se opuso directamente a la despenalización del aborto --la propuesta del PRD en el DF. Si bien se trata de una intromisión del Vaticano en asuntos de México para apoyar posiciones derechistas, la jerarquía siempre ha actuado así, pues desde hace años el organismo que preside López Trujillo ha venido organizando eventos públicos y reuniones de políticos en diferentes países de América Latina, a las que han acudido empresarios mexicanos y personajes de varios partidos, principalmente del PAN.
Por ejemplo: a principios de los 90, uno de los asistentes a tales reuniones fue José Luis Coindreau, quien firmó en ella compromisos para apoyar leyes contra el aborto, la planificación familiar y el divorcio. Años después, en 1999, y ya como secretario general del Gobierno de Nuevo León, Coindreau apoyaría la fallida iniciativa del clero y del PAN para implantar el llamado “derecho a la vida desde la concepción”.
Sorprendente fue la presencia en dicho evento de Jesús Kumate, ex secretario de Salud, para apoyar las posturas de Provida con el pretexto de la “defensa de la vida” y donde el médico criticó la iniciativa del PRD en la ciudad de México. Paradójicamente, el oportunista exfuncionario, que ahora se presta a legitimar con su presencia a membretes ultraderechistas como el Comité encabezado por Jorge Serrano Limón, recibió hace unos meses la medalla Belisario Domínguez, que tradicionalmente premia el valor civil. ¿Valor civil por alinearse con el gobierno?
Esa retórica de la “defensa de la vida” es tan falsa que ni Kumate ni Serrano Limón, y ningún otro opositor a la despenalización del aborto, han protestado contra la guerra ni se han manifestado contra la reciente presencia en nuestro país del presidente norteamericano George Bush, un genocida que goza de las simpatías de los grupos “provida” porque está contra el aborto y contra el estado laico.
Pero el día 24 hubo una señal mucho más peligrosa del compromiso oficialista con la extrema derecha y de la medida en que se pueden poner los recursos públicos en defensa del activismo antiabortista. Fue la presencia de elementos de la Armada de México para hacer honores a la bandera en la celebración durante la cual el colombiano López Trujillo intervino en los asuntos de nuestro país.
Cabe preguntarse: si las armas sirven para matar y son símbolos de muerte, ¿qué tienen que hacer en un acto donde se hace alarde de “defender la vida”? Pero, más allá de esas incongruencias ideológicas, está el proyecto de conformar una sociedad mexicana análoga a la de otros países latinoamericanos donde hay un maridaje entre clero y gobierno, incluido el ejército. Por ahora se está haciendo en un nivel simbólico, pero ya el episcopado prepara iniciativas para abrir paso a la educación religiosa y a las capellanías militares, entre otras reformas contra el estado laico.
Asimismo, ha sido visible la estrategia mediática de difundir exageradamente las protestas contra el aborto que los grupos provida han organizado en varias ciudades del país, en la misma medida en que muchos medios negaron las multitudinarias manifestaciones que tuvieron lugar en medio del conflicto poselectoral.
Paradoja también del activismo antiaborto es que muchos de sus dirigentes, como Serrano Limón --bien conocido por desviar recursos públicos para comprar tangas-- y como el propio López Trujillo, carecen de autoridad moral para erigirse en árbitros del comportamiento ajeno.

López Trujillo: conservadurismo y abusos
Nacido en Villahermosa, Colombia, el 8 de noviembre de 1935, Alfonso López Trujillo se ordenó sacerdote a los 25 años, fue consagrado obispo en 1971 y nombrado cardenal (el cuarto en la historia de Colombia) el 2 de febrero de 1983. Desde el 8 de noviembre de 1990 es presidente del mencionado Consejo Pontificio. Antes, fue obispo auxiliar de Bogotá, secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), arzobispo de Medellín y presidente del CELAM y del episcopado colombiano. Es también presidente del consejo de asesores de Priests for Life, organización provida formada por sacerdotes y fundada en San Francisco en 1991.
Ascendente como su carrera eclesial ha sido su fama de prelado conservador, intolerante (ya en su juventud algunos de sus compañeros de estudios mencionaban que no se podía discutir con él porque no aceptaba los puntos de vista de los demás), amigo de ricos y poderosos y enemigo de los teólogos de la Liberación.
En 1996, la editorial Temas de Hoy publicó en Bogotá el libro de Hernando Salazar Palacio titulado La guerra secreta del cardenal López Trujillo, donde se incluyen muchos de los datos que se mencionan a continuación.
El 28 de junio de 1986, en vísperas de la visita de Juan Pablo II a Colombia, el entonces arzobispo de Medellín Alfonso López Trujillo se presentó inesperadamente en la parroquia de San Andrés acompañado de tres religiosos y de civiles armados, de quienes no se pudo saber si pertenecían a las fuerzas de seguridad, a un grupo paramilitar o si eran guardias del prelado. Sin orden judicial, y con el pretexto de buscar "armas y explosivos" que pudieran ser usados contra el arzobispo, los empistolados allanaron la casa del párroco Eliseo Tobón, que no llevaba buenas relaciones con él. En realidad, buscaban otra "bomba" que el prelado quería desactivar cuanto antes: una carta firmada por 80 sacerdotes que pedían al Papa investigar sus conflictos son sacerdotes, religiosos y laicos.
Ciertamente, el arzobispo había tenido fuertes problemas con muchos religiosos de su arquidiócesis: con algunos, por profesar la teología de la liberación con otros, como Tobón, porque no le parecían del todo ortodoxos o, peor aún, suficientemente sumisos y respetuosos con él. El 13 de agosto del mismo año, Tobón fue suspendido del sacerdocio por seis meses y separado de su diócesis; si las autoridades civiles indagaron sobre el allanamiento, nunca se supo el resultado de sus investigaciones. Quince años antes, en marzo de 1971, laicos y religiosos inconformes con el nombramiento de López Trujillo como obispo auxiliar de Bogotá señalaron públicamente que sería un obispo para "las clases dirigentes", "con la boca sellada para los ricos pero tremendamente abierta para tratar mal al pueblo sencillo". En su larga guerra contra la teología de la liberación, López Trujillo ha tenido aliados que luego le serían incómodos, como el sacerdote belga Roger Vekemans, quien llegó a Bogotá en 1970, cuando salió de Chile a raíz del triunfo de salvador Allende. En Colombia fundó un centro de estudios y la revista Tierra Nueva, que se convirtió en tribuna contra los "liberacionistas"; en su consejo editorial figuraba Alfonso López Trujillo. Ambos jugarían un papel importante en la preparación de la reunión del episcopado latinoamericano en Puebla en 1979. En 1975, en Estados Unidos y en Francia se dio a conocer que Vekeman había recibido dinero de la CIA, lo que arrojó inevitables sospechas sobre la figura de López Trujillo.
El primero de febrero de 1979, durante la Tercera Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Puebla unomásuno publicó una carta escrita por Lopez Trujillo, secretario general del CELAM, al arzobispo de Aracajñu, Brasil, Luciano Cabral Duarte, presidente del Departamento de acción Social de ese consejo episcopal. En ella mencionaba abiertamente que sólo "por presión de otros" fue invitado a la reunión el padre Arrupe, superior de los Jesuitas. Criticaba también a Eduardo Pironio, prefecto de la Congregación para los Religiosos, por no reprender a los eclesiásticos que, como Leonardo Boff, expresaban ideas "confusas y desagradables",. El escándalo que la carta desató en los medios clericales fue para la carrera de López Trujillo mucho más peligros que su relación con Vekemans. Se llegó a pensar que tendría que renunciar a su cargo en el CELAM y abandonar sus ambiciones de ocupar la presidencia de ese organismo; algunas organizaciones de religiosos católicos pidieron su dimisión. Sin embargo, poco después de la reunión de Puebla, López Trujillo fue electo presidente del CELAM en una asamblea que tuvo lugar en la ciudad venezolana de Los Teques. El prelado colombiano se identificaba perfectamente con el férreo conservadurismo del nuevo pontífice y desde su importante posición continuaría orientando en ese sentido las políticas del episcopado latinoamericano y hostilizando a los personajes y organizaciones simpatizantes de la Teología de la Liberación.
En 1981, la organización Pax Christi Internacional acusó a López Trujillo de apoyar al bando conservador en la Iglesia Católica de Nicaragua y exhortar a las autoridades religiosas a adoptar una "línea dura contra la revolución sandinistas". Versiones difundidas años después indicaron la participación de López Trujillo en una operación de la CIA para apoyar a la "contra" por medio de ciertos sectores de la Iglesia. A fines de 1988 una misión internacional presentó un panorama desolador de la posición de la jerarquía católica colombiana -encabezada por López Trujillo- en torno a la defensa de los derechos humanos: la jerarquía denunciaba sólo los abusos de la guerrilla, nunca los de los militares ni los asesinatos de religiosos comprometidos con causas sociales, tampoco apoyaba al Comité de Desaparecidos y bloqueaba los esfuerzos por pedir al Papa su mediación; lo más alarmante de todo era que algunos sacerdotes que habían huido de zonas peligrosas, donde habían sido amenazados de muerte, habían sido devueltos y posteriormente asesinados.
Basten un par de ejemplos para ilustrar los muchos conflictos que tuvo el arzobispo López Trujillo con sus fieles, y que relata Salazar Palacio. Uno de ellos es el registrado en Medellín con Eduardo Toro, religioso que estudió Bellas artes en Roma. Su estilo informal y su amistad con el sacerdote Mario Sierra -otro de los perseguidos por López Trujillo, por haber denunciado irregularidades financieras en la arquidiócesis, como la expoliación de dinero y joyas coloniales de las parroquias- indispuso contra él al arzobispo. El conflicto estalló en 1985 por una exposición de Toro que incluía algunos desnudos tomados de modelos vivos de adolescentes. López Trujillo se escandalizó, lo insultó y amonestó, insinuando además que mantenía relaciones con un joven. Toro le escribió haciéndole ver que, como cardenal, habría de elegir al Papa en la Capilla Sixtina, llena de imágenes de desnudos y preguntándole cómo le hacía para pasearse por los recintos del Vaticano, donde abundan esas imágenes. Citaba además comentarios públicos sobre el comportamiento privado del prelado: "...se habla de sus relaciones no muy santas con jóvenes y dan nombres propios". Por otra parte, ese mismo año, ante un notario de Medellín, el laico Rafael Zapata Posada denunció que fue amenazado e intimidado por el arzobispo por haber denunciado sus atropellos "físicos y morales" contra el párroco Winfrido Vercreaye; en este y en otros casos López Trujillo ha tratado de intimidar a los fieles que tienen desacuerdos con él.
El 17 de agosto de 1984, la periodista Penny Lernoux mencionó en el National Catholic Reporter que un "protegido" de López Trujillo, el obispo Darío Castrillón Hoyos, reconoció haber recibido dinero de un famoso narcotraficante "para obras de caridad". En lo años setenta, Castrillón Hoyos colaboró, igual que López Trujillo, con el belga Roger Vejemans, quien al parecer recibía dinero de la CIA. En su artículo, Penny Lernoux comentaba también que, sin que el arzobispo López Trujillo hiciera nada al respecto, dos sacerdotes de su diócesis habían colaborado públicamente con el movimiento cívico "Medellín sin tugurios", fachadas para las actividades ilícitas del célebre narco Pablo Escobar. Esto era por demás sorprendente, pues López Trujillo ejercía un árida disciplina sobre sus subordinados y estaba bien informado, incluso de sus aspectos privados. Al ser interrogado por la periodista, López Trujillo dijo que no sabía de las actividades de esos religiosos ("Yo no soy detective"), no sabía quién era Escobar. Lo que sí supo fue amenazarla con hacerla deportar (porque según él no tenía derecho a criticar a un obispo en un país católico, como Colombia) y con demandarla judicialmente. Además le dijo que como católica estaba obligada a obedecer al obispo y a no criticarlo.
Como se ha mencionado, López Trujillo colabora con Priests for Life, sacerdotes por la Vida. El 21 de marzo de 1994, en carta enviada al entonces nuevo director de ese grupo, Frank Pavone, López Trujillo le decía: "...Pienso que contar con una política uniforme nacional que prohíba que cualquier figura pública sostenga una posición proelección en cualquier institución católica debería ser una consecuencia normal de la posición provida de la Iglesia y de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos..." (www.org/pfl/catolic.org.trujillo/html).
Durante tres lustros, López Trujillo, al frente del Consejo Pontificio para la Familia ha emitido documentos y declaraciones con lineamientos para la lucha ideológica y política contra la libertad sexual y ha promovido o asistido a incontables reuniones antiabortistas donde se estigmatiza a los sectores liberales y feministas, calificándolos por lo menos como “enemigos de la vida”.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

EL MAL PEOR

El argumento de más peso sobre la despenalización del aborto son las condiciones precarias en donde se llevan a cabo dichos procesos de muerte, en relación con la madre. Y el argumento opuesto de más peso es la muerte de un ser humano indefenso y frágil. Si elegimos el primero estaremos eligiendo, desde mi perspectiva, el mal peor, porque no reducirá el problema de fondo; más bien lo promoverá aún más.

Desde el momento de la fecundación, un ser humano empieza su proceso de vida, aunque dependa todavía de su madre. Por tanto, la interrupción ex-profeso sería un asesinato vil; vil porque ese pequeño y frágil ser humano no se le da la oportunidad de defenderse. Tú o yo, ya grandes, podemos defendernos o correr...

Afirmar que hay un cierto tiempo válido para ejecutar el aborto, es equivalente a afirmar que mi abuelito debe morir 5 años antes de su fallecimiento natural porque estorba al buen y cómodo funcionamiento de mi casa.

El riesgo de la madre se convierte en un asunto menor considerando la magnitud de la muerte del pequeño. Cualquier madre que haya matado a su frágil e indefenso hijo, lo llorará toda su vida...

Es mejor que nazca... a pesar de todos y de todas los que se opongan.

Mejor trabajar duro contra la pobreza, la violencia en general y en particular intrafamiliar y el individualismo férreo, que motivan fuertemente el aborto y en general nos están convirtiendo cada vez más en una sociedad fragmentada e individualista y, por lo mismo, débil.

La competencia del Estado y de la Iglesia. Uno tiene la obligación de legislar por el bien común y el otro tiene derecho de participar, exigir, criticar, al igual que toda la ciudadanía. El Sr. Obispo Aguiar sugiere de un plebiscito ciudadano. ¡Exacto! Se debiera tomar en cuenta, al menos en algunos casos, a todos los mexicanos y mexicanas con mecanismos modernos y democráticos de un país que así quiere serlo. Por ejemplo en la aprobación de la nueva ley del ISSSTE, sobre las pensiones, que afectará a dos millones 600 mil trabajadores afiliados al instituto. Los que legislan toman acuerdos sin consultar debidamente a estos tantos trabajadores. Cuando las instituciones actúan en contra de la vida, ¿qué actitud tomar frente a ellas?...

“Es algo muy pobre decidir que un niño debe morir para que tú puedas vivir como lo deseas.”
Teresa de Calcuta

REM

Eratóstenes Horamarcada dijo...

REM:
Es muy importante para mí entablar contacto (aunque sea a través de este medio imperfecto que es el "espacio virtual") contigo y con otros católicos que forman parte del movimiento lopezobradorista.
Como candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador fue acremente criticado desde la izquierda por no mantener lo que algunos llamaron "una posición más firme" a favor de la despenalización del aborto.
Recordarás que Andrés Manuel propuso en una entrevista con Joaquín López Dóriga algo como lo que sugiere el Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano Carlos Aguiar Retes: realizar un plebiscito para conocer la posición de la ciudadanía.
No sé todo lo que debería saber acerca del tema, pero entiendo que la propuesta del PRD en el DF es, para decirlo muy sencillamente, despenalizar el aborto en ciertos casos (no sé si en todos), informando, además, suficientemente a la mujer dudosa de las alternativas que puede seleccionar (donar al niño en adopción, por ejemplo) antes de poner término abrupto a su embarazo con un aborto.
Siempre, en todos los casos, la interrupción de un embarazo hace padecer enormes sufrimientos físicos y psíquicos a la mujer que ha debido abortar. Considerando lo anterior, me parece que, incluso desde el punto de vista cristiano y católico, se debe abogar para despenalizar el aborto. Despenalizar significa, sencillamente, que las leyes civiles no castigarán mediante ninguna sanción a la mujer que ha abortado ni a los profesionistas encargados del aborto. Esto me parece justo.
Pero quisiera que tú y otros visitantes de este blog, si pueden profundizar en el asunto, me comunicaran sus ideas, sus juicios y sus opiniones.
Creo que debemos poner en este blog la sección de REM, como la que tienes en el blog de Kikka. Amigos Beam y Toncha, si andan por ahí: ¡vamos a hacer algo con esta plantilla!

marichuy dijo...

Erat
Como si no tuviéramos suficiente con los nuestros, ahora tenemos que padecer a neo-inquisidores importados. Estamos jodidos.

Pero no preocuparos, los homólogos mexicanos del colombiano no aflojan el paso. Con su homilía dominical, ayer Norberto Rivera honró la memoria del mismísimo Torquemada.

Anónimo dijo...

DERECHO DE REPARAR

Nos comprendemos, nos aceptamos, nos toleramos y nos ayudamos. Pero también robamos, agredimos, no compartimos... y matamos, porque tenemos el poder y la libertad de hacerlo. A final de cuentas cada quien decidimos sobre los actos que vamos ejerciendo en nuestras vidas. Esta capacidad personal es un don del que Dios nos ha dotado.

Pero no siempre nuestras decisiones son éticas (morales). De aquí entramos a otro tema. Cuando hacemos daño a alguien, tenemos la obligación moral de pedir perdón, restituir, de reparar, de pagar de alguna manera el daño que hemos hecho. Tenemos, pues la oportunidad de recuperar nuestra integridad moral, tanto a nivel de nuestra conciencia como hacia la comunidad.

Reflexionando sobre el fraude electoral de 2006, decía que D. Fe-Cal tendría que pedir perdón al pueblo de méxico, rechazar ser sentado en la silla presidencial y llamar a una nueva vuelta electoral, para recuperar la autoridad moral y la unidad nacional. Lo veía muy difícil que lo hiciera, pero tiene (aunque tarde) esa posibilidad abierta.

Cuando matamos a alguien, sea por el motivo que sea, atentamos con el primero de los derechos humanos: la vida. No es cualquier cosa. Y si la víctima es un pequeñito indefenso, la acción se hace más grave.

Despenalizar el aborto es privar de la oportunidad de pagar el daño realizado conta el pequeñito a los que han participado en tal acción. Habría que buscar mecanismos realmente eficientes y que custodien la fama y respeto que se merecen todas las personas.

A nivel interno personal también se tiene la oportunidad de curarse psíquicamente a través de terapias adecuadas. y a nivel de conciencia cada quien buscará la manera de reconciliarse con Dios.

Si D. Fe-Cal no pedirá perdón al pueblo de México ni estará dispuesto a "pagar los platos rotos", no tiene porque ser así
en el caso que nos ocupa. Pagar nuestas deudas humanas es doloroso, pero, finalmente, purificador y de crecimiento.

REM

Hildebrando117 dijo...

Hay un hecho que no podemos obviar: existen mujeres que deciden abortar, lo hacen y lo seguirán haciendo con penalización o sin ella, sólo que las mujeres pobres lo hacen en condiciones insalubres y con un altísimo riesgo de muerte, y por su parte, las mujeres con mayores posibilidades económicas lo hacen en un hospital con asistencia médica; así que creo que la despenalización es una cuestión de equidad, independientemente de si estamos de acuerdo o no.

Por otra parte, ¿qué autoridad moral tiene Norberto Rivera para condenar el aborto? ¿Va a condenar de la misma manera la pederastía de sacerdotes, siendo él un encubridor? ¿No destruye también la vida de niños y niñas?

Antonio dijo...

Yo creo que debe hacerse un plebiscito. Este es un tema que compete a toda la ciudadanía, y no debe dejarse en manos de ningún grupo el decidir qué es lo mejor porque es un tema subjetivo.

Está bien que Rivera Carrera y personas como él opinen, pero también debe darse foro a la parte contraria

Un Abrazo

Hildebrando117 dijo...

La muerte de mujeres no tiene nada de subjetivo, como estado laico tendría que abordarse desde la perspectiva de salud pública (que es lo que está haciendo la Asamblea del DF).

Por cierto que, lamentablemente, en México el plebiscito no es una figura jurídica.

Anónimo dijo...

ATIZAR EL FUEGO

La realidad es la muerte de miles de mamás durante el proceso de millones de otra muerte, la de sus hijos. Una puede objetar, defenderse, huír; el otro, por el contrario, está indefenso y frágil. Tronará como tronamos los cacahuates o nueces.

Si somos capaces de esto, ¿qué nos queda a nosostros? Aquel te matará a ti y tú me matarás a mí.

La acción del aborto provocado es inmoral desde todos los ángulos posibles. Sin embargo, millones de mujeres madres en el mundo lo llevan a la práctica. Y las estadísticas pronostican un crecimiento.

Despenalizar el aborto sería empezar a aceptar legalemente que estamos perdiendo la batalla contra la pobreza, la violencia intrafamiliar y el individualismo egoísta y férreo. Aumentarían inmediatamente en el D.F. los casos de aborto. Luego seguiría en otros estados... La despenalización sólo atizaría el fuego. Nos haríamos más daño.

La mujer que aborta lo hace por la
a. pobreza
b. miedo al padre-madre y/o sociedad circundante
c. egoísmo placentero
d. muy de vez en cuando por ignorancia.

Entonces, el problema de fondo no es la seguridad de la madre. El problema es otro. El problema es complejo, como círculos concéntricos, y podemos quedar atrapados en un círculo periférico no substancial.

Es muy difícil consultar a una madre que haya asesinado a su hijo de vientre, pero quien lo pueda hacer, si pregunta a la madre sobre el asunto, les aseguro que la madre quisiera reparar el hecho, no neceariamente con la cárcel pero sí de otra manera. Y, les aseguro, le llorará TODA su vida.

Debiera, como bien dice Antonio, realizarse una consulta no sólo local sino nacional para decretar o mejorar nuestras leyes. Las leyes son para promover nuestra felicidad a través del amor y de la vida, una vida justa y digna.

REM

marichuy dijo...

Erat, para seguir documentando y fomentando el encono social.


Segob: no hay ilegalidad en declaraciones de López Trujillo
La Jornada On Line 26/03/2007 15:07

México, DF. El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Florencio Salazar Adame, justificó las declaraciones del cardenal Alonso López Trujilllo, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, que el sábado anterior hizo declaraciones sobre el actual debate en torno a la despenalización del aborto en el Distrito Federal.

"No es una declaración que atente contra la seguridad pública ni las instituciones", dijo Salazar Adame al señalar que no hay ilegalidad alguna ni denuncia en contra de López Trujillo, a causa de sus declaraciones, de acuerdo con un reporte difundido por la emisora Formato 21.

El funcionario de la Secretaría de Gobernación dijo además que "el debate es de interés para la sociedad en su conjunto y creo que sería muy lamentable, independientemente del punto de vista que cada quien tenga sobre el asunto, que se excluyeran opiniones que no convergen con otras".

El prelado participó el sábado en el tercer Congreso Internacional Provida: Manipulación de embriones genéticos.

Anónimo dijo...

¿porqué ningún artículo dedicado a la convención?

¿?

Jacinto Cenobio dijo...

1.- La iniciativa por DESPENALIZAR el aborto es del PRI.
2.- Se puede estar a favor de despenalizar el aborto y en contra del mismo.
3.- Me resulta una exageración que digan que las instituciones están en contra de la vida, cuando lo que se busca es precisamente salvar vidas.
como dice Granados Chapa: "...Ni la Iglesia docente, que es tan cerrada en temas que no entiende porque no los vive, como los relacionados con la sexualidad y la familia, se opone al aborto terapéutico, es decir al que se practica para salvar la vida de la madre. En el conflicto de valores que en esos términos se plantea se elige una de las dos vidas que están en contienda. Sería inconsecuente, e injusto y aun perverso, tachar de asesina a la madre que salva su propia vida, principio elemental de todo humanismo..."
4.- Discutir cuando empieza la vida y el momento no son mas que distractores del problema social real.
5.- Afirmar que la despenalización del aborto promoverá más el problema que solucionarlo también es una afirmación muy temeraria porque habría que tomar en cuenta que dice la experiencia en paises donde se tienen condiciones similares.
6.- Decir que el aborto atenta contra la vida es como decir que lo anticonceptivos también lo hacen.... y si bien se han reducido las tasas de natalidad, la humanidad está MUY LEJOS DE EXTINGUIRSE POR ESTA CAUSA ni tampoco nos ha hecho seres más despreciables...
7.- En la medida que se eviten los embarazos no deseados, en esa medida se evitarán los abortos y cada vez será menos necesario invocar al derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo y su futuro.
8.- Bajo el concepto de la iglesia católica hay que penalizar también la fornicación, el adulterio la homosexulaidad y la masturbación al cabo la pederastía de los sacerdotes es tolerada y hasta encubierta.
9.- Yo creo que no hay que desgarrarse las vestiduras ni ser tan dramático para decir que las madres asesinan a sus hijos en sus vientres... se exagera, se GENERALIZA y se hace sentir que con esta ley TODA LAS MUJERES SE CONVERTIRAN EN ABORTADORAS DE FACTO y SERA LA DEBCLE DE LA SOCIEDAD Y LA ESPECIE HUMANA...
10.- Un plebiscito también estaría bien para ver si la grey católica puede elegir a sus sacerdotes y obispos, cardenales y papas.
11.- El Cardenal Rivera y sus secuaces no tienen calidad moral para hablar del aborto después de que tienen acusaciones pendientes ante la ley por encubrimiento de pederastas.

Jacinto Cenobio dijo...

Monitos sin desperdicio... Bueno si, el de Magú ni al caso...

http://www.jornada.unam.mx/2007/03/27/index.php?section=cartones

Hildebrando117 dijo...

De acuerdo con un reportaje de Milenio del domingo pasado, se encuentra un feto o embrión abandonado en la calle cada 10 días, se da un promedio de dos mujeres muertas por semana, ganancias ilegales por al menos mil 100 millones de pesos anuales e impunidad de 99 por ciento son las consecuencias de los 100 mil abortos que cada año se practican clandestinamente en México según estimaciones del Consejo Nacional de Población.

¿Penalizar el aborto lo evita? Según las cifras de CONAPO, no; la penalización lo único que promueve es la clandestinidad y la muerte de mujeres.

Jacinto Cenobio dijo...

Este es el apoyo que la sociedad le brinda a las valientes mujeres que deciden no convertirse en "asesinas"... ¿dónde está el apoyo de la sociedad, de los católicos -ya no de la iglesia-, de aquellos que se desgarran las vestiduras?

Revelan expulsión de menor por embarazo

Aseguran que no es la primera vez que se dan casos donde menores embarazadas son rechazadas en instituciones educativas

Selene Baldenegro


Culiacán, México (27 marzo 2007).- La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) reveló que una menor de 14 años de edad originaria del municipio de Escuinapa fue expulsada de la secundaria donde cursaba el primer grado por presiones de padres de familia hacia el director de la institución educativa.

La menor sinaloense, quien tiene cuatro meses de embarazo, fue expulsada de la secundaria de la comunidad Ojo de Agua por el director Cecilio Arenas, quien argumentó presiones de padres de familia por "el mal ejemplo" para sus hijas, dijo Óscar Loza Ochoa, presidente de la CEDH.

"Me parece injusto una discriminación, porque a final de cuentas no es sólo una menor que está estudiando, que tiene todo el derecho de seguir estudiando, es una víctima (...) que debe ser comprendida y auxiliada no sólo por la familia, las amistades, sino por el Estado mexicano. Lo que requiere es comprensión y apoyo, sería un acto de discriminación, una injusticia más", expuso Loza Ochoa.

Añadió que no es la primera vez que se dan casos donde menores embarazadas son rechazadas en instituciones educativas.

"Conocemos de otros casos donde nos dicen que es mal ejemplo para las niñas, ese es el argumento central que han dado en algunas escuelas y eso me parece totalmente inadecuado", lamentó.

"Que la niña haya sufrido esto (violación) debería servir para la reflexión de padres de familia y también de las niñas ante la situación que amenace en convertirse en eso.

Es una persona débil que se siente sola, amenazada por alguien que va a causar daños y por esa razón no se denuncian los casos, es doloroso y no podemos dejar a las niña sola", aseguró el titular de la CEDH en Sinaloa.

Hora de publicación: 22:08