sábado, febrero 10, 2007

Jaime Avilés y el Sub-Comandante Marcos sobre ciertas críticas que se hacen a la izquierda y cierta falta de crítica para con la derecha

Comenta Marcos coincidencias y alianzas de izquierda y derecha
Carta del Sub-Comandante Marcos publicada por La Jornada ayer, 9 de febrero de 2007

Plantea propuestas para la campaña en Yucatán

Ejército Zapatista de Liberación Nacional. México.

6 de febrero de 2007.

A quien corresponda:

Va comunicado sobre felonías, nuevos fraudes (ahora disfrazados de "combate a la delincuencia") y planes no tan encubiertos.

Nosotros estamos bien (ya sé que no les importa, es sólo por molestar), acá preparando todo para la segunda etapa. Dicen que saldrán varios delegados y que sólo esperan la confirmación del pueblo indígena cucapá, en Baja California, para anunciar el reinicio. Una fuente (des)confiable, cuya identidad no puede ser revelada (pero se parece extraordinariamente a un escarabajo), reveló que será en marzo.

¿Qué? ¿Están consternados porque lo de Yucatán es sólo un botón de una larga muestra? Odio decir que se los dije, pero se los dije.

Ahora escriban diciendo que el movimiento de AMLO y la Otra deben de coincidir (¡ja!), mientras van reclutando los restos del naufragio del Yunque, desplazado por los tradicionalistas de Calderón. ¿O por qué mejor no una caricatura diciendo que nosotr@s, en la Otra, le hacemos el juego a la derecha; y otra más aplaudiendo a la "yunquista" neoconversa ­¡mare!­ a la "revolución democrática"? ¿O un DVD con el título ¿Quién es la señora Payán? y distribuir millones de copias (digo, para ver si así convencen a alguien)? ¿O un templete pintado de amarillo, negro... y azul? ¿O un "diálogo nacional" con la Rosa esa de oradora principal (vamos, si ya reciben mensajes "fraternos" del Napito, todo se vale, ¿no?)? ¿O un extenso ensayo para explicar por qué la CND lopezobradorista debe acercarse al Yunquehuérfano (de por sí dicen que no tiene madre)? ¿O una indignada filípica, emitida desde el Cono Sur, reprochando el sectarismo de La Otra? ¿O por qué no algunas columnas periodísticas remarcando el carácter "histórico" y "fundacional" de la coincidencia con la derecha más mocha?

¿O qué tal una semblanza del flamante gabinete del "gobierno legítimo"? Por ejemplo de relaciones internacionales, Gustavo Iruegas. Va: uno de los arquitectos de la matanza de Acteal, apologista de la estrategia (fracasada, por cierto) de "hay que golpear al EZLN para que dialogue", uno de los "no los veo, no los oigo" de la delegación gubernamental en la mesa de democracia en San Andrés, el que dijo que el PRI nunca dejaría el poder y que los zapatistas se fueran haciendo a la idea (cuatro años después perdían las elecciones, ahí sí, sin fraude de por medio), el que pasó del zedillismo al regazo de Jorgito Castañeda (por cierto, oiga, ¿ónde anda ese?... ¿qué?... ¿esperando una candidatura por el PRD?... ¡Voooy!, ¿no le digo?), el ahora destacado "defensor" de la lucha democrática.

Y luego lo de los militares en el combate al narco (y la consiguiente militarización de la vida civil), ¿no era una de las ofertas electorales de AMLO? (véase: La Jornada, 30/enero/06).

¿Y ahora se quejan de que Calderón les "copió" sus propuestas "populistas"?

¿Es de izquierda un programa que es adoptado sin problemas por la derecha? Como que viene siendo una geometría imposible (mmh... me suena, me suena).

Como quiera, no se agüiten, por ahí del 2011 se les va a olvidar todo, van a volver a editar la historia (el método de "la tijera y el engrudo", Collingwood dixit) y van a volver a decir que AMLO (o Ebrard, porque cuando se juega la grande no hay lealtades, pregúntenle a Cuauhtémoc) es la alternativa "de izquierda", y que quien lo critique es de derecha... hasta que sea candidato del PRD (o como se vaya a llamar el nuevo partido); se van a volver a empachar con los dulcecitos envueltos en encuestas; van a volver a entusiasmarse con los puestos y argumentar que "es urgente detener a la derecha, lo otro vendrá después"; se los van a volver a almorzar; van a volver a subir a templetes y a "orientar a las masas"; van a volver a ver cómo se apaga todo. Luego, van a regresar a la cruda y la desmemoria ("es que hay que prepararse para el 2018, mi buen").

¡Dije 2011? Mmh... creo que para entonces... bueno, eso ya es OTRA cosa.

Vale. Salud y, como dijo no sé quién, falta lo que falta.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Sup Marcos (yo merengues)

PD. Hoy no hay posdatas (pero tengo una caricatura buenísima, ¿no la quieren?).

Siempre sí hay PD. Para que vean que no somos rencorosos, les damos algunos "tips" para los futuros "deslindes": a) Deslindes disfrazados de libros: Mi paso por el yunquismo y Adiós Cara de Peje. b) Deslindes disfrazados de declaraciones a reporteros: "A mi edad ya no puedo estar con ese remedo de derechización popular prolongada". "El (ahora refiriéndose a AMLO) dio la orden de correrme de la reunión". c) Redición de consignas según cada caso: La de autocrítica: "Es un error estar con Obrador". La del cinismo: "Es un honor estar en el error". La del resentimiento: "Es un rencor estar con Obrador". La de quien no sabe dónde meterse: "Es un horror estar con Obrador".

¿Qué? ¿No les gustaron? Déjenme pensar y ahí les mando Otra luego (mmh... ¿hay servicio de correo en Almoloya?).

El Sup Reloaded and Improved (¡arrrrrrrrrroz con leche).


Ideas perversas: alianzas implícitas
Jaime Avilés

Columna
Desfiladero

La Jornada

10 de febrero de 2007

En veremos, el botín político de Yucatán
Hoy decide el PRD: o la CND o doña ARP
Derrotar a AMLO para privatizar Pemex

Salvo pruebas documentales en contrario, Marcos nunca escribió que Felipe Calderón era "un peligro para la izquierda" o "el que nos va a partir la madre". Y nunca llamó a la movilización contra el candidato panista. En diversas ocasiones, en cambio, a lo largo de su "otra" campaña electoral, auguró con obsesiva insistencia que Andrés Manuel López Obrador era, él sí, "un peligro para izquierda", y profetizó que también era, por lo tanto, "el que nos va a partir la madre".
Ahora, en un comunicado que La Jornada publicó ayer, Marcos denuncia que las tropas de Calderón incrementaron "la presencia militar en Chiapas" y que los paramilitares se reagrupan "entrenados y abastecidos por el Ejército federal". Cualquiera pensaría que, a primera vista, le falló el pronóstico: antes de los comicios de julio, no supo o no quiso identificar al verdadero enemigo de las comunidades indígenas. Ahora, cuando éste pasa a la ofensiva en su contra, parece inclusive que se alegra. Preguntémonos por qué.
Sí, porque en un segundo comunicado, que también se publicó ayer, en lugar de referirse a la carestía provocada por Calderón, al malestar general que el pueblo de México está padeciendo o, lo más grave, a la privatización de Pemex que ya están preparando el "gobierno" espurio y los legisladores del PRIAN, Marcos se dedicó a hablar, otra vez, solamente en contra de López Obrador. Y terminó de escribir ese texto poseído de tal euforia que lo firmó así: "El Sup Reloaded and Improved (¡arrrrrrrrrrroz con leche)".
"Reloaded", en inglés, significa recargado, e "improved", mejorado. Pero no sé a qué obedece su vitaminado entusiasmo. Que aumente la presión militar sobre las comunidades traerá consecuencias horribles para las bases zapatistas: habrá más niños y mujeres con úlceras e insomnio a causa del miedo, menos personas trabajando en milpas y cafetales debido al temor a los soldados, y, por lo tanto, menos comida y productos para vender, lo que agudizará aún más el hambre. ¿Esa perspectiva recarga y mejora al Sup? ¿Por eso termina exultante con ese estentóreo "arrrrrrrrrrroz"?
ARP: dinero, dinero, dinero
Hay otras alianzas
implícitas y no menos perversas que se están haciendo visibles en estos momentos, como la que han entablado los líderes de los tres partidos que integran el Frente Amplio Progresista (FAP) con Ana Rosa Payán (ARP). Al postular como candidata al gobierno de Yucatán a una mujer que representa todo aquello que la izquierda combate por principio, los mánagers del PRD, Leonel Cota; del PT, Alberto Anaya, y de Convergencia, Dante Delgado, no están pensando en el pueblo.
Si doña ARP gana, sus partidos, y ellos mismos, obtendrán muchísimo dinero y privilegios del erario yucateco; si pierde pero logra una abultada votación, de todos modos recibirán, en forma de prerrogativas electorales y otros conceptos, igualmente muchísimo dinero y los mismos privilegios. Lo malo es que para ello tendrían que pasar por encima de López Obrador, lo que no parece importarles en absoluto.
Si entre hoy y mañana, tras la reunión del Consejo Político Nacional del PRD, doña ARP reconfirma su candidatura, Andrés Manuel no podrá volver a decir que su partido "no busca el poder por el poder" ni que él no está dispuesto a "llegar al poder dejando pedazos de dignidad en el camino", como tantas veces proclamó durante 2006.
La candidatura de doña ARP sólo traería dinero a los vividores de la política que intentan sacarle una tajada más a la autoridad moral de López Obrador ­que ya les construyó el grupo parlamentario más grande jamás habido en la historia de la izquierda mexicana­, pero le asestaría un durísimo golpe a las bases de la Convención Nacional Democrática (CND), es decir, a la mayor reserva de esperanzas populares depositadas en López Obrador como factor de cambio para México... si no es ya demasiado tarde para que el tabasqueño, o cualquier otra persona, conduzca el proceso de transformación nacional por la vía pacífica.
Coincidencias
Cuando Leonel Cota
regaña a los mortales que le critican su alianza con doña ARP porque entorpecen (sic) "el avance estratégico de la izquierda"; cuando los líderes neocharros como el telefonista Francisco Hernández Juárez se oponen a marchar junto a López Obrador porque les estorba en sus planes de negociar con Calderón; cuando en sus posdatas de ayer Marcos lanza dardos podridos de amargura contra Guillermo Almeyra, Elena Poniatowska, Luis Mandoki y Gustavo Iruegas ­por quienes meterían la mano al fuego millones de mexicanos­, surgen otras sospechas.
Tanto los hombres de negocios de los partidos y de los sindicatos como el "héroe"· de la selva están coincidiendo extrañamente en el propósito de no coincidir, esto es, de ignorar el clamor popular que exige acuerdos ya entre todas las fuerzas opositoras para de- sarrollar un programa conjunto de lucha contra Calderón, que ya dijo que va a quedarse en Los Pinos hasta 2030.
Y están coincidiendo, esos profesionales de la política, en el empeño de sacrificar, excluir o destruir a López Obrador y a la CND cuando está a punto de arrancar la campaña de Calderón, Televisa, los senadores del PRIAN y los gobiernos de Estados Unidos y España para lograr, ahora sí, la privatización de Pemex, cueste lo que cueste. ¿De eso se trata? ¿De sacar de la jugada, como primera medida, al jefe de la verdadera oposición, a la única figura capaz de conducir y articular la resistencia masiva contra el asalto final a las escasas reservas petroleras de México?
Sí, pues, a la mejor de eso se trata: de que ya no tenemos país y todavía no acabamos de darnos cuenta. ¿Qué dirá doña Jesusa Ramírez, que hoy cumple 90 años?
jamastu@gmail.com

3 comentarios:

jrg dijo...

Marcos es un pendejo, le van a hacer lo mismo que a Flavio Sosa pero el pendejo no quiere ver el peligro donde esta lo quiere ver donde no esta

Anónimo dijo...

Marcos, el cobarde que se esconde tras una mascara es un pendejo y un envidioso.

Vomito el veneno a donde no debe el mismo dia que AMLO visito los pueblos chiapanecos con presencia zapatista.

A de creer que son de su propiedad y le ardio en el alma que la gente haya ido a escuchar a AMLO.

A mi no me extrañaria que sea el quien, en lo oscurito, tenga negocitos con el gobierno, desde tiempos de Fox, ya que a ellos JAMAS lo ataca, para Marcos, como bien dice Aviles, ellos no son enemigos.

Su enemigo es el que le puede quitar reflectores.

Valiente tonto.

JESM

Beam 9000 dijo...

Me gustaria tener a Rafita Guillen (primo de Osiel, el narco) en la misma habitacion para destrozarle el fundillo a patadas.

Se la gano hace mucho. Lo bueno es que ya nadie le hace caso. Esta loquito, como el tata Nachon.