jueves, diciembre 21, 2006

Del dilema entre el palo y el engrudo (o Del excesivo uso de desafortunados paréntesis)

Guillermo Merelo
Columna Desde este oscuro rincón
EmeEquis
Diciembre de 2006
La primera quincena de Felipe Calderón al frente del Ejecutivo ha concluido. El balance a primera vista parece bueno para la mayoría de los analistas de centro (los extremos se manifestarán inconformes con los resultados de cualquier escenario): mano dura en torno a la inseguridad, reducciones al gasto burocrático (incluidas las jugosas prestaciones del señor Presidente), e incluso capacidad de respuesta a la hora de corregir errores expuestos por la opinión pública (salvo sea el caso del yerno incómodo). Eso sí, siempre desde la particular visión característica de los gobiernos de derecha.
¿Pero qué hace que antes de cumplida la quincena en el poder, diarios como el Washington Post alaben los primeros pasos de nuestro infante Presidente Constitucional? A preguntas complejas respuestas simples: señales superficiales pero que alimentan viejas añoranzas relacionadas con el poder presidencial.
Jóvenes y viejos, todos aquellos que vivieron o conocieron el pasado a través de los relatos de sus mayores, desean, anhelan y aplauden símbolos de fortaleza en un gobierno, aunque esta fortaleza se materialice en acciones superficiales y focalizadas. A muchos lectores les sorprenderá o incluso enojará esta adjetivación, sin embargo, les ruego no mal entender. Como cualquier mexicano me preocupa la inseguridad que afecta al país, pero como analista de políticas públicas considero que los pininos del presidente de Los Pinos (hasta ahora palos) deben ir acompañados de estrategias concretas y adecuadas para la resolución, en el mediano o largo plazo, de problemas endémicos, así como de una argumentación inteligente en torno a la construcción de las mismas. De lo contrario los anhelos serán más bien áridos.
Una sociedad como la nuestra, desarticulada y débil, en que la cohesión social ha sido gravemente afectada durante décadas; una sociedad en la que coexisten (que no conviven) en un mismo espacio la extrema pobreza y la extrema riqueza, difícilmente resolverá sus problemas con el simple uso de la fuerza. Es indispensable el engrudo que comience a unirnos desde abajo. De poco servirán los palos por si solos.
Elaborar engrudo requiere de más esfuerzo e inteligencia que dar palos (y tiene un efecto mediático más limitado, al menos en periodos cortos); requiere de políticas de impacto en materia educativa, cultural, económica y de salud, sectores en los que, hasta el día de hoy, las acciones u omisiones del Presidente son preocupantes. Entre las acciones destacan: el nombramiento del yerno de la maestra Elba Esther Gordillo en una de las áreas más importantes del sector educativo; la drástica reducción del presupuesto destinado a la cultura y las artes, y la continuidad en la reducción del subsidio al programa de distribución de leche entre las comunidades más necesitadas. Las omisiones son más: aún no sabemos de cambios en materia educativa o de salud; el sistema económico (para muchos adecuado) continuará administrado bajo el canon occidental (no en términos de Bloom, sino del FMI y el Banco Mundial) lo que permitirá un crecimiento que de poco servirá si no se toman medidas para el control de monopolios, la competencia desleal y una mejor distribución de la riqueza, y respecto a la política educativa no se han anunciado cambios de fondo.
Hoy, muchos mexicanos no tenemos claro (algunos sí) qué esperar de la actual administración. Personalmente añoro la seguridad, pero no deseo sólo palos, sobre todo cuando vienen de gobiernos relacionados con la administración de una moral pública muy particular. Hoy son unos, mañana serán otros y pasado mañana podemos ser todos.
* Guillermo Merelo es licenciado en derecho y maestro en políticas públicas por el Tecnológico de Monterrey, con estudios de liderazgo y estrategias para el desarrollo en la Universidad de Harvard. Desde hace 10 años se ha desempeñado en el ámbito electoral, donde ha obtenido diversas distinciones y reconocimientos.
gmerelo@eme-equis.com.mx

5 comentarios:

La Bruja Berti dijo...

Me llama un poco la atencion "eso" de tomar medidas sobre posibles monopolios y competencia desleal, a todas luces sabemos que eso no sera en esta administracion y sin temor a equivocarme en muchos sexenios mas. El "Duopolio" (Tv azteva y Televisa) no lo permitira jamas, quiza me equivoco pero no son ambas televisoras las que constantemente hacen "donaciones" altruista las cuales son libres de "gravar" impuestos?, es bien sabido que "ambos" (Emilito y Benji) no pagan un solo peso por este concepto. Asi pues no solo esta "dura" sino "pelada".

Saludos Guillermo des la C.d de Mexico.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Saludos, Guillermo. En México la competencia siempre ha sido desleal. Los monopolios que conocemos han crecido al amparo, antes, del PRI, y mantendrán su dura estabilidad con el PAN. Yo soy de los que no esperan que el nuevo gobierno vaya a emprender ninguna modificación importante en la economía respecto de lo que han significado los últimos sexenios.

Aleks dijo...

Buen artículo, con un buen análisis y un acierto el que lo reproduzcas.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Hola, Aleks.

Toncha! dijo...

Aleks, no pude evitar ver que eres comunicólogo. Yo no, pero he salido con varios (je)....

En fin. El punto es que tengo una propuesta para la pedotecracia (osea, yo el beam y erat) y necesitaremos comunicologos.

Deseo hacer un sitio de monitoreo de medios ciudadano. Estoy harta de la incongruencia mediática de México y deseo mapear hasta la última coma para que quede registro para siempre de las puerquedades mediáticas.

El proyecto completo lo describiré el año que viene, ya entrado, por primavera que es cuando las burras trinan y los prados crecen.