martes, noviembre 14, 2006

Los cuatro muros

Samuel Schmidt
México punto com
12 de noviembre de 2006
Se ha levantado un gran clamor porque el congreso de Estados Unidos aprobó levantar un muro en la frontera con México y no es para menos porque en esta época de globalización fuera de los países donde se registra un serio conflicto con sus vecinos, se habla de fronteras abiertas y hasta de eliminación de fronteras pero Estados Unidos asume el discurso soviético que aisló su bloque del resto de Europa con un muro ignominioso, ¿irán a poner guardias armados que disparen a quién se atreva a brincarlo?
Pero como todo lo que sucede en política también el discurso es desigual, y ahora hasta el racista de Schwarzeneger fue a su muy odiado México el día después de su reelección; son muy importantes los mexdólares como para espantarlos con un muro, lo que para el no parece contradictorio con que sea de los promotores mas tenaces en bloquear su porción de frontera. No se si es peculiar o ya no deba sorprendernos que los muy sumisos Calderón y Fox lo reciban sin protestar formalmente por su racismo, a la mejor querían su autógrafo, o que les explique como el odio puede convertirse en votos, porque ganó las elecciones con el voto de muchos hispanos.
El asunto es que en Estados Unidos se han erigido cuatro muros con México.
Hay un muro físico que lleva en construcción mas de una década. Se han construido varios cientos de kilómetros y en zonas como California se han erigido ya dos bardas, algunas alcanzan los cuatro metros, para esas se usaron las pistas de aterrizaje de la guerra del Golfo. Ciudades como las dos Nogales que vivían una bella integración han sido separadas y se ha inyectado suficiente veneno entre la población como para que con el muro se instale el odio. La comisión Sonora-Arizona que era modelo de cooperación fronteriza tendrá que lidiar contra un estado que se vuelca hacia el distanciamiento. No importa de que material sea el muro, el caso es que la separación ahí esta establecida.
Hay un muro militar. El derecho internacional público establece que acercar tropas a la frontera de un país vecino constituye una declaración de guerra. Estados Unidos equiparó la inmigración indocumentada al narcotráfico con lo que justificó mover tropas a la frontera cuando le declaró la guerra al narcotráfico; ahora que se le declaró la guerra al terrorismo se definió que por la frontera entran terroristas lo que justificó aumentar la militarización, a esto contribuyó Calderón con su torpe declaración en Washington de que luchará contra el terrorismo. La guerra de baja intensidad constituye un muro militar. Aquí caben los grupos paramilitares (minutemen) y las iniciativas “civiles” de iluminar la frontera que han operado desde hace muchos años. No importa que no se haya detenido ni comprobado la entrada de un solo terrorista desde México, el argumento es parte del sostén de una política de alejamiento vecinal.
Hay un muro virtual que consiste en instalar tecnología para la detección de inmigrantes, esta tecnología incluye entre otras cámaras, luz infrarroja, vuelos de control para detectar inmigrantes y enviar agentes para detenerlos. En busca de la eficiencia se incrementa el distanciamiento. El gobernador de Texas dio a conocer unos días antes de la elección donde se reeligió, que había avanzado en los controles fronterizos y que la gente podía vigilar y denunciar las señales de entrada indocumentada al país por medio del internet. Como parte de este muro se encuentra el acoso a la migración documentada y que consiste en una política de negación de visas.
Finalmente esta el muro simbólico el que sostiene que hay que frenar a toda costa la entrada de mexicanos porque atenta contra la supremacía WASP (blanco, anglo, sajón, protestante). Se ha generado un verdadero pánico frente a la morenización de Estados Unidos. El ultraderechista Pat Buchanan sostiene que hay un plan del gobierno de México para enviar inmigrantes y recuperar los territorios perdidos en el siglo XIX, como si el gobierno de México fuera capaz de planear alguna cosa. Lo impresionante es que los medios le hayan dado todo el espacio para que su veneno y su promoción del miedo llegará lo mas lejos posible para darle contenido ideológico a la postura de rechazo a los vecinos del sur.
Parece haberse desatado una carrera en la cual los políticos estadounidenses muestran su afán para detener a la migración mexicana, nadie en su sano juicio dirá algo similar respecto a Canadá. Los indocumentados se han convertido en la mejor coartada para explicar el fracaso de los gobiernos para asegurar mejores condiciones de vida, pero tarde o temprano eso se traducirá en una fascistización de Estados Unidos, pero ellos seguramente piensan que como dijo Keynes: que importa, si al final en el futuro todos estaremos muertos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos mi buen Erath. Jajajajaja me hiciste reir cuando leí lo de Leo Messi, él es futbolista y yo para el fut soy una nulidad.

Mi nick es Messy, que en inglés se refiere a "Desordenado", "Despeinado", "Melenudo" o algo similar. Me lo pusieron cuando actuando tenía yo la guitarra "a la Jimi Hendrix" detrás de la cabeza y quedé todo despeinado así tipo Rod Stewart (y como me latía cortarme la greña como Roger Taylor de Queen) y de ahí comenzaron a llamarme Messy. Lo de Blues surgió porque es mi música favorita.

Me llamo Tonatiuh, ese es mi nombre real pero para los amigos soy Messy Blues pero no importa como me llamen, los amigos son amigos como dice Queen, cierto?.

Un saludo amigo y gracias por preocuparte, salgo bien de mi asunto de la garganta :)

Eratóstenes Horamarcada dijo...

El asunto al que mi carnal Messy se refiere es éste:
http://www.eluniversal.com.mx/notas/387547.html
Saludos, mi buen Messías Tropical. Cuídese.

Pereque dijo...

Los muros físico, militar y tecnológico son una vacilada. Son sólo foquitos y juguetitos para hacerles creer a los WASPs que su muro ideológico se está convirtiendo en acciones concretas. Puras relaciones públicas y atole con el dedo, pues.

Es el muro ideológico el verdadero problema. Está en la misma esencia de los Estados Unidos: una nación fundada por fanáticos religiosos incapaces de aceptar la diversidad de creencias, razas y culturas. Y ahí los vemos, una y otra vez, contra los iroqueses, los franceses, los irlandeses, los alemanes, los italianos, los polacos, los sioux, los navajos, los cheroquis, los mexicanos, los negros africanos, los árabes, los iraníes, los afganos... - P.

Ron A. W. dijo...

Eso pasa cuando no se tiene identidad. Uno sabe que viene de indígenas, también de gachupines, ni pex, pero también son nuestros orígenes, podemos contar la leyenda del sol y la luna, que se yo. Esos weyes se niegan a aceptar que vienen de los anglos, de los teutones, romanos, mexicanos, apaches, siux, africanos, chinos, griegos, etc. Creen que vienen de un planeta de barras y estrellas donde gobierna un pinche viejo de sombrero, esos son sus cuentos, así como las películas de guerra, las hacen para avivar el orgullo nacionalista y que los weyes piensen que ir a la guerra es lo mejor que les puede suceder en la vida.

Hildebrando117 dijo...

La doble moral gringa es increíble: libre comercio sí, pero libre tránsito de personas no. En el mercado laboral no quieren aplicar la ley de oferta y demanda ¿verdad? e incluso el libre comercio sólo se da en los productos que a ellos les conviene y se han negado a eliminar las barreras y subsidios a productos agrícolas.

Malkuth dijo...

Que Show mi Erath.

El muro apenas es el principio, aun con la victoria demócrata seguirá el muro con el vecino pobre.

Sin embargo será contraproducente, solo va propiciar crimen organizado de alto rango, las grandes mafias del tráfico de personas, solo se frotan las manos pues habrá mas chamba para ellos y la border patrol será sobornada como nunca antes.

Mientras en México cada vez mas pueblos fantasmas, un campo en decadencia y un gobierno al cual se lo va cargar el payaso, pobre FECAL no quisiera estar en su chaparro y pelóncito cuerpesito.