jueves, noviembre 02, 2006

El Estado mexicano, autoritario y represivo, para James Petras

"México es un país con bolsas de gran resistencia, pero sin la coordinación y dirección nacional inevitablemente sufren la represión feroz de un Estado que tiene años de represivo, autoritario y dictatorial"
Efraín Chury Iribarne
CX 36 Radio Centenario
Transcripción: Rebelión

31 de octubre de 2006
Chury: Bien oyentes como todos los lunes estamos en comunicación directa de aquí a Nueva York con James Petras para conversar con él sobre algunos aspectos sobre los cuales consideramos que su información es enormemente valorable aquí en el sur. Petras buen día ¿cómo te va?
Petras: Bien. Chury estás muy débil de voz.
Chury: ¿Estoy muy débil?.Yo me consideraba fortísimo.
Petras: Sos fuerte de cuerpo e inteligencia pero de voz estás un poco débil.
Antes de olvidarme, este jueves viajo por una semana entonces si quieres podríamos hacer el programa del próximo lunes en otro momento.
Chury: Queda comprometido y estoy tomando nota Petras, quédate tranquilo que vamos a hacer el programa antes que te vayas.
Quería señalarte que estamos traduciendo un trabajo tuyo que nos enviaste, "Texas versus Tel-Aviv". Es un tema muy interesante que estamos tomando nota de él así que quédate tranquilo que estamos en eso.
Petras: Muy bien.
Chury: Y comenzamos a dialogar porque hay temas ineludibles en el día de hoy.
Una primera reflexión sobre la reelección de Lula. ¿Qué se puede esperar en el plano de la economía interna, la política social de Brasil y la situación regional en el plano internacional en este segundo mandato que nos va a llevar hasta el año 2010?
Petras: La primera cosa es descontar completamente el discurso pos electoral de Lula que es una expresión de la política práctica que viene. La primera cosa entonces es no enamorarse con el discurso de inclusión social de que habla.
Primero, Lula actualmente no tiene ninguna mayoría en el Congreso. Segundo, pactó con partidos de la derecha para ganar las elecciones. Tercero: la tasa de crecimiento durante sus cuatro años de presidencia era cero, era 2,5 por ciento, menos que el crecimiento de la población que es casi del 2 por ciento entonces si descontamos el crecimiento poblacional, Lula tiene un récord de crecimiento cero. Y eso me da que pensar que dado los compromisos políticos partidarios que tiene Lula no tiene ninguna chance de implementar ningún cambio social estructural. Lo que podremos esperar es simplemente la continuación de la bolsa de comida, los 30 dólares mensuales que está dando a los más pobres pero no hay posibilidades de profundizar la reforma agraria, no habrán cambios en la distribución de ingresos, no hay posibilidades de grandes inversiones estatales para generar empleo.
Yo creo que Lula va a hacer un gobierno de derecha con la política asistencialista. Eso me parece lo más evidente en función de lo que podríamos ver en los acuerdos políticos y las proyecciones que tenemos del pasado.
Incluso yo creo que ahora que no tiene que enfrentar otra elección, podría moverse hacia las privatizaciones de pensiones y hacia algunas concesiones a los empresarios en relación con la legislación laboral y sindical. Es decir que no tengo ninguna información o datos que pudieran indicar que la victoria de Lula significa una victoria de las clases populares, eso es otra vez una ilusión. Su partido de Trabajadores sólo controla cinco de los 23 estados de Brasil, es pequeña minoría en el Senado. Lula mismo ideológicamente está convertido en un interlocutor de los grandes Bancos. No hay indicación de que pueda desarrollar una política industrial. Su equipo económico -Banco Central, Hacienda, Economía, Banco Nacional de Desarrollo- es exactamente la línea liberal del pasado entonces creo que debemos descartar las ilusiones de que vamos a ver un nuevo Lula progresista y social.
Chury: Quiere decir entonces que por más que a Lula le sobreviniera algún ataque de izquierdismo en realidad las condiciones en las cuales ha quedado el mapa político de Brasil, tampoco le daría demasiadas chances.
Petras: No. Y los movimientos como los Sin Tierra siguen después de cuatro años de traición, de promesas incumplidas, sigan como disco roto diciendo que hay que presionar a Lula, que hay que formular demandas etc.. Ya formularon demandas media docena de veces, han estado en el Palacio dos o tres veces, se han tomado fotos con Lula y nada.
Y creo que las mismas cosas van a tener los mismos resultados porque en el MST ha perdido el norte políticamente, han subordinado su política social a los acuerdos con Lula y el PT y han conseguido algunos diputados en el Congreso, algunas concesiones financieras para mantener el aparato de la organización y la cúpula siga buscando alguna política concesionaria de Lula. Entonces la CUT es más un brazo político del Ministerio de trabajo que está encabezado por el ex presidente del CUT.
Yo creo que la única alternativa frente a eso van a ser las huelgas y protestas una vez más cuando Lula empiece a implementar su política de la segunda presidencia, entonces otra vez las cúpulas independientes van a gritar traición etc. y como la perpetua virgen violada van a decir "nosotros fuimos engañados" cuando todo es muy claro, muy transparente y que la política de la derecha, el partido Socialdemócrata brasileño tiene arriba de la cabeza un juicio por la corrupción de Lula y también Lula va a buscar a cualquier costo reconciliarse con la derecha para parar cualquier juicio y sacrificar un programa económico o lo que sea para conseguir un consenso con la derecha. Ya han declarado que es presidente de todos así que inmediatamente después de las elecciones buscará algunos acuerdos con la derecha y no va a tomar medidas presidenciales y decretos para superar su minoría en el Congreso. Decretos por ejemplo sobre la reforma agraria, sobre el empleo y sobre las cosas que más interesan al pueblo.
Chury: Me voy un poco más al norte, pero al sur de los Estados Unidos.
¿Qué está pasando en Oaxaca, México, donde ha habido represión?
Petras: Bueno, en México el caso de Oaxaca es una cosa que vamos a ver. Es una expresión de reivindicaciones sociales económicas de maestros mal pagados, mal tratados en el estado de Oaxaca. Después tenemos la prepotencia y represión del gobernador y el alcalde que son del PRI, el partido de la derecha que estuvo durante 70 años en el poder hasta el año 2000, y es una lucha que empezó siendo reivindicativa, después pasó a ser una lucha política creando mecanismos paralelos y creando un doble poder en la ciudad. Eso quedó así por meses enteros con barricadas, perjudicando a todos los grandes comerciantes y el turismo, pero tratando de apuntar a una alternativa a la politiquería y corrupción electoral que existe en México. Ahora eso tolerado por el presidente Fox y todo el aparato y ellos se lanzaron hace dos noches a una confrontación militar policial. Mataron a un fotógrafo norteamericano y varios maestros y la prensa internacional está completamente en favor de la represión. Estuve leyendo el New York Times, British Broadcasting Company, la BBC y todos hablan como si fuera una represión suave cuando de hecho han matado a tres maestros anoche, han herido a docenas o cientos de personas, han tomado presos, han desaparecido presos: es una represión salvaje. Y es una indicación de que la gran lucha de los maestros y la población entera de Oaxaca, por falta de apoyo concreto de los otros sectores sociales de México no podría resistir al Estado y forzosamente después de cinco meses de huelga sectores de maestros van a volver a las aulas con mucho resentimiento, mucha bronca y mucha amargura.
Pero lo que muchos hablan del zapatismo, no tenía ninguna fuerza real en el país y podría movilizarse en Chiapas en actos de solidaridad efectiva. No digo simbólico porque todo el mundo se ha declarado a favor de los luchadores en Oaxaca y ni los sindicatos del distrito Federal de México ni otros más han tenido la fuerza de extender una huelga general y montar grandes movilizaciones. López Obrador hizo su campaña contra la corrupción y el fraude, pero la fragmentación de la lucha, con el zapatismo en la montaña o en la campaña contra las elecciones por un lado, López en la protesta de electores y los sindicatos electricistas poderosos protegiendo la industria nacional contra las privatizaciones, ninguna de estas luchas se podría conectar en un movimiento suficientemente sostenido y visible, para parar la mano de la represión del Estado. Esa es una de las lecciones que debemos tomar porque México es un país con bolsas de gran resistencia pero sin la coordinación y dirección nacional inevitablemente sufren la represión feroz de un Estado que tiene años de represivo, autoritario y dictatorial.
Chury: Petras, Cumbre Iberoamericana de mandatarios en Uruguay con la presencia del rey de España. Trascendencia del evento y posibles resultados ¿cómo se ven desde allí?
Petras: Bueno, es una Cumbre que han sido más virtuales que otra cosa. Creo que van a extender la política comercial de acuerdos para el intercambio a partir de España buscando las exportaciones latinoamericanas, facilitar las exportaciones, tratar de consolidar acuerdos de inmigrantes latinoamericanos a España y Europa e invitaciones a nuevas inversiones españolas en el país. Pero más que nada yo creo que simplemente es una expresión de consolidación del modelo neoliberal. No veo ninguna voz disidente criticando la política liberal de Zapatero y más que nada una ceremonia ritual que no ofrece concesiones sociales al sector obrero y popular. Es más que nada una Cumbre de cúpulas en las que la presencia efectiva de sindicatos clasistas o voces de los movimientos sociales está totalmente ausente.
Es una forma de hacer acuerdos con brindis de champagne y buscar mistificar de alguna forma la importancia que tiene REPSOL y otras empresas españolas en la explotación en América Latina.
Chury: Es diferente por lo tanto porque al menos en Mar del Plata hubo una Cumbre paralela, cosa que aquí no se vislumbra para nada.
Petras: No. Es una ceremonia en la que Astori va a dar un abrazo al rey, el rey va a dar un abrazo a Tabaré Vázquez y todo es un buen pretexto para una fiesta celebrando el poder que ejercen en sus propios países. Pero como proyección de una nueva alternativa al imperialismo norteamericano, una definición clara contra la guerra en Irak y las pretensiones norteamericanas contra Venezuela.
Dudo que haya alguna declaración efectiva en defensa de los derechos de los pueblos e incluso la autodeterminación. Es muy dudoso eso por parte de estos gobiernos reunidos en la Cumbre en Montevideo.
Chury: Creo que debemos agregar que por más que se trate el tema de los inmigrantes será seguramente un tema tangencial y no deben hacerse ilusiones los inmigrantes en el mundo de que la Cumbre de Montevideo les va a solucionar algo.
Petras: Yo creo que el paso que ya está dado, de legalizar a los que ya entraron al país, permitir que consigan sus papeles de trabajo, eso ya está hecho. Ahora, alguna otra concesión más allá de lo que existe entre España y América Latina yo creo que es muy dudoso. La inmigración uruguaya en España está bastante consolidada en términos de los que están actualmente allá; el problema es para los que están en fuga de la política liberal de Vázquez y Astori que buscan asentarse en España. Los nuevos inmigrantes van a encontrar menos posibilidades y más dificultades que los que han hecho el viaje anteriormente porque las restricciones están creciendo y las expulsiones están creciendo.
Más que nada yo creo que va a ser una política simplemente de status quo; los que están allá ya están y están legalizados pero creo que la nueva política europea incluyendo a España es cada vez más restringida.
Chury: Para terminar, ¿cómo se ve allí en Estados Unidos este nuevo saldo muy alto de muertos norteamericanos en la ocupación de Irak?
Petras: Bueno, cada vez más ha bajado el apoyo público de la guerra. No hay ninguna duda de que desde el 80 por ciento de apoyo cuando lanzaron la guerra, ahora estamos en 68 por ciento contra la guerra y una mayoría absoluta por retirar las tropas ya.
El problema es grave porque mientras el Congreso y el presidente han caído verticalmente en la popularidad -Bush está abajo del 30 por ciento por el manejo de la guerra- pero el Congreso, incluyendo al Partido Demócrata, están abajo del 20 por ciento, no es simplemente el rechazo de la política de Bush sino el rechazo de los dos partidos en el Congreso. Es un desgaste total de la institucionalidad norteamericana frente a esta guerra y eso es importante porque incluso en sectores institucionales ya hay divisiones, expresiones de que se deben retirar las tropas, a tal punto que ya un sector del gran capital, los petroleros y otros sectores financieros, han estimulado la formación de una Comisión Baker, James Baker que es un personaje con mucho prestigio y muchos vínculos en sectores conservadores empresariales, para presentar un informe sobre Irak y alternativas a la política actual. Los principales opositores de Baker son los sionistas, por eso en la formación de los diez sabios de la Comisión Baker, están excluidos todos los sionistas, ideólogos que están apoyando la guerra. Es una cosa muy importante dado la gran circulación de los auto titulados expertos sionistas sobre Medio Oriente.
Hay una pugna entonces entre conservadores tradicionales y los militaristas civiles y sionistas y eso hay que ver hasta dónde se puede profundizar. Pero el hecho es que dos tercios del público norteamericano, sea pasivo, sea apolítico, sea lo que sea, está completamente contra la guerra en este momento.
El problema es que no hay efectivamente una reflexión de esta opinión en gran parte de los congresistas. Gran parte de los congresistas del Partido Demócrata que van a asumir en el Congreso no reflejan esta gran mayoría de votantes demócratas. Y ese es el gran dilema que tenemos: un sistema electoral no representativo de la opinión pública en este momento de crisis política sobre la guerra.
Chury: ¡Qué problema para que surjan desde el Congreso aspirantes a ser candidatos a la presidencia!
Petras: Sí, y la peor de todas es Hillary Clinton que ha exigido que Bush mande más tropas a Irak. No retirarlos, no menos: que mande más. Y es una política derechista, dura, que en una política cínica trata de ganar el voto de los sionistas de Nueva York y otras partes que son grandes financistas de Hillary Clinton.
En una organización sionista, la principal, Hillary Clinton ha declarado que los intereses de Israel son los intereses de Estados Unidos. Con esta candidatura ¿para qué necesitamos reemplazar a Bush? Es algo peor que te causa risa o llanto. No es algo que a nosotros nos de mucho optimismo para el futuro porque mientras están muriendo cien soldados por mes o más y hay más de dos mil heridos cada mes y otros miles más traumatizados. Esta situación se está deteriorando tanto que de alguna forma, desde la cúpula, desde abajo, o las dos cosas juntas, algún cambio está pendiente.
Chury: James Petras, nos despedimos. Te mandamos un abrazo en nombre de la audiencia, en nombre de los uruguayos y antes del jueves estaremos en comunicación.
Petras: Muy bien. Ahora es primavera y recuerdo bien caminando por Malvín y tomando mate desde los balcones de las casas y la gente en camisas cortas ofreciendo un buen mate.
Chury: Malvín es un estupendo lugar de Montevideo.
Petras: Un abrazo.

2 comentarios:

Pereque dijo...

¿Y ya sabemos quién es J. A. V.? - P.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

J. A. V.: Funcionario del gobierno de Oaxaca que fue entrevistado la semana pasada en el programa de Nino Canún.
El rompecabezas comienza a cobrar forma...