lunes, noviembre 19, 2007

Discurso de AMLO en la 3a Asamblea Informativa de la CND - 2007/11/18

Discurso de AMLO en la 3a Asamblea Informativa de la CND
Texto y fotografías: Sitio oficial del Gobierno legítimo de México

18 de noviembre de 2007

Se realizarán acciones de resistencia civil y una campaña nacional informativa en la defensa del petróleo: AMLO
México, Distrito Federal

18 de noviembre de 2007


Discurso del Presidente Legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la Tercera Asamblea Informativa de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México

Amigas y amigos;
Representantes del Gobierno Legítimo de México;
Dirigentes, militantes y simpatizantes de los partidos del FAP;
Miembros de organizaciones sociales;
Ciudadanos todos:

Agradezco sinceramente su participación en esta Tercera Asamblea de la Convención Nacional Democrática.

Celebro que a más de un año del fraude electoral del 2 de julio, se mantenga vigente el espíritu de lucha y la decisión inquebrantable de abolir el régimen de corrupción y privilegios para construir, desde abajo y con la gente, una nueva República, donde lo fundamental sea la felicidad y el bienestar del pueblo y no domine el poder del dinero sobre la dignidad de los mexicanos.
Hoy reitero, aún con mayor firmeza, que las instituciones están secuestradas y al servicio de una minoría rapaz; que la Constitución se viola flagrantemente; que impera la impunidad; que la llamada sociedad política está podrida y que sólo el pueblo puede salvar a la nación.

Para quienes piensan que exageramos, basta recordarles la forma tan cínica en que el presidente espurio ha venido pagando favores y facturas a quienes le ayudaron a cometer el fraude electoral y lo impusieron.

Allí está el caso de la alianza que mantiene Calderón con las cúpulas del PRI a cambio de la impunidad de los gobernadores de Puebla y de Oaxaca; o su contubernio con Elba Esther Gordillo, a quien le entregó prácticamente la Secretaría de Educación Pública, la Lotería Nacional, el ISSSTE y el manejo de los fondos de pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado; o el reciente remate de la empresa pública Aeroméxico, para beneficiar a José Luis Barraza, ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial y al grupo de Banamex de Roberto Hernández.

Pero lo que mejor describe a Calderón es su sometimiento servil a quienes, desde el extranjero, imponen la actual política económica que ha llevado a la ruina al país; que ha obligado a millones de mexicanos a emigrar y que mantiene a la mayoría de la población en la pobreza.

La política del gobierno usurpador se orienta exclusivamente a cumplir la agenda del Fondo Monetario Internacional. Por eso se llevó a cabo la reforma a la Ley del ISSSTE, se impuso la llamada reforma fiscal, que no es más que aumentar impuestos a trabajadores, comerciantes y pequeños y medianos empresarios. Y ahora con la llamada reforma energética, se pretende profundizar en la privatización de la industria eléctrica y, sobre todo, lo que más ambicionan: apoderarse del petróleo, que es propiedad del pueblo y de la nación. Como es obvio, es ésta voracidad la que los llevó a consumar el fraude en 2006, a violar el orden constitucional y a dar el golpe de Estado.

De ahí la importancia de haber resuelto entre todos, desde la primera Convención Nacional Democrática, que serían dos las tareas fundamentales de nuestro movimiento: defender la economía popular y el patrimonio de la nación y, al mismo tiempo, trabajar en la organización de la gente para transformar la vida pública del país.

En este marco, les informo que hemos hecho todo lo posible por denunciar y contener la actual política económica antipopular y entreguista. Constantemente hemos señalado que, mientras en lo que va del año, el salario mínimo aumentó en 4 por ciento, los precios, desde la tortilla hasta el pan, pasando por el gas, la gasolina, la luz, el pollo, la leche, la carne y el huevo, se han incrementado en 35 por ciento en promedio. Es decir, los precios de la canasta básica han aumentado 7 veces más que el salario.

Hemos participado en manifestaciones en contra del alza de precios y para exigir un aumento salarial de emergencia; nos opusimos a la reforma a la Ley del ISSSTE y promovimos que se interpusieran alrededor de medio millón de amparos en contra de dicha reforma; estamos participando en la campaña para impedir que se lleve a cabo la entrada en vigor de la cláusula del Tratado de Libre Comercio, que dejará abierta la importación de maíz y frijol del extranjero.

Nuestros legisladores del Frente Amplio Progresista, consiguieron que se apoyara a adultos mayores del país con una pensión alimentaria de 500 pesos mensuales que, aunque todavía es insuficiente, en algo ayuda ante la difícil situación económica y social que se está padeciendo. También, contra el afán de seguir asfixiando económicamente a las universidades públicas, se han conseguido para estas instituciones, donde estudian los más pobres, aumentos presupuestales considerables.

Aquí quiero destacar la actitud consecuente del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard Casaubon, quien no sólo ha continuado con la política social de apoyo a los adultos mayores; a madres solteras; a personas con discapacidad; con los programas de atención médica y medicamentos gratuitos; con el establecimiento de escuelas preparatorias; con el apoyo a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; con la entrega gratuita de útiles escolares; si no que ha resuelto no aumentar el precio del transporte público; ni de la leche Liconsa en el DF, y ha llevado a la práctica nuevas acciones, como la entrega gratuita de uniformes escolares, el otorgamiento de becas para todos los estudiantes de preparatoria del Distrito Federal y el establecimiento del Seguro del Desempleo.

En contraste, el gobierno usurpador, además de permitir la escalada de precios en los artículos básicos, promovió que los diputados del PRI y del PAN, aprobaran el aumento a la gasolina y al diesel, que originalmente entraría en vigor a partir del mes de octubre, pero que ante las protestas generalizadas, tuvo que posponerse su aplicación para enero próximo.

Aquí aprovecho para exponer que enero será, si no lo impedimos, un mes negro, de carestía, muy difícil para la economía popular, porque se pretenden dar tres golpes al mismo tiempo: el aumento a las gasolinas y al diesel; los aumentos de impuestos por la llamada reforma fiscal y la apertura de las fronteras para la importación de maíz y de frijol que afectará a los productores nacionales.

En consecuencia, les propongo que a partir de ahora, todos expresemos nuestro rechazo por éstas medidas injustas, inmorales y antipopulares, llevando a cabo las acciones acordadas en ésta Asamblea.

Ahora bien, amigas y amigos asambleístas, nuestro movimiento está obligado a jugar un papel de suma importancia ante la inminente decisión del gobierno usurpador y de sus aliados, de entregar el petróleo a extranjeros.

Este propósito entreguista viene de tiempo atrás y explica el por qué, desde 1983, en vez de modernizar la industria petrolera y convertirla en palanca del desarrollo nacional, han optado deliberadamente por arruinarla y tener el pretexto para venderla y convertirla en un negocio privado.

Recordemos que el 18 de marzo de 1938, el presidente Lázaro Cárdenas del Río llevó a cabo la expropiación del petróleo, para devolver al pueblo de México esta riqueza que estaba en manos de compañías extranjeras.

Con esta decisión histórica, ese gran estadista, ese presidente patriota, no sólo hizo valer la soberanía nacional, sino que abrió el horizonte a la economía del país. Baste decir que actualmente, a pesar de la corrupción y el mal manejo de la industria petrolera, de cada peso del presupuesto público, 40 centavos provienen del petróleo.

A casi siete décadas de la expropiación, en buena medida, el país se ha desarrollado por el dominio que la nación ejerce sobre el petróleo y de eso depende, en mucho, el futuro de nuestro pueblo.

Sin embargo, en los últimos 25 años, los gobiernos neoliberales, han tratado con saña a las empresas públicas del sector energético, porque –reitero-- siempre han buscado justificar o tener el pretexto para privatizar la industria eléctrica y el petróleo.

Durante este periodo, la política energética ha sido manejada con perversidad y de manera irresponsable. Lo único que les ha importado es vender cada vez más petróleo crudo al extranjero, haciendo a un lado la exploración de nuevos yacimientos y, sobre todo, dejando en el abandono la refinación y la industria petroquímica.

Por más de dos décadas, la exploración de nuevas reservas se redujo a la nada. Desde entonces, prácticamente toda la producción ha dependido de los campos descubiertos en los años 70, sobre todo, del yacimiento de Cantarell en el mar de Campeche y de los pozos en Chiapas y Tabasco.

Con respecto al gas, los tecnócratas nunca dieron la importancia estratégica que llegaría a tener este energético. De 1983 a la fecha, la producción de gas sólo aumentó el 2 por ciento anual; mientras que durante el mismo periodo, la demanda interna por este producto creció a una tasa de más del 4 por ciento.

La peor parte de esta absurda política tecnocrática la han resentido la refinación y la petroquímica. A las empresas vinculadas a estas actividades se les privó de recursos para su expansión y modernización.

Desde hace 25 años no se construye una nueva refinería y por eso estamos importando 300 mil barriles diarios de gasolina, que podríamos estar produciendo en nuestro país, generando empleos para los mexicanos. Es más, es tan absurdo lo que han hecho que este año vamos a comprar gasolina en el extranjero con un valor de 10 mil millones dólares, exactamente lo que costarían las tres refinerías que necesita el país para ser autosuficientes en este combustible.

En suma, el sector energético no ha tenido prioridad en los planes gubernamentales y México se ha convertido en exportador de crudo e importador de productos con mayor valor agregado.

Todo esto nos ha llevado a una gravísima situación de dependencia. Estamos comprando en el exterior la cuarta parte del gas que necesitamos en el país y el 40 por ciento de la gasolina que consumimos.

Por si fuera poco, en México, la electricidad y el gas, le cuestan más al consumidor y al empresario, que en Estados Unidos y que en otros países del mundo.

Ante este panorama y esgrimiendo la falta de recursos económicos para sacar adelante la industria petrolera, y curiosamente ahora, en que el precio del petróleo se acerca a 100 dólares por barril, el gobierno usurpador pretende consumar la fechoría de entregar a extranjeros ésta riqueza de la nación.

Este gran atraco significaría no sólo dejar a México sin la posibilidad de desarrollo futuro, sino perder, tal vez para siempre, nuestra soberanía como país libre e independiente. Para decirlo históricamente: la derecha y sus aliados del PRI nos quieren regresar al porfiriato.

Por ésta razón, informo a ustedes y al pueblo de México, que el día de mañana daremos a conocer un proyecto alternativo para evitar la entrega del petróleo al extranjero y, al mismo tiempo, rescatar y desarrollar esta industria nacional, para convertir a México en una potencia energética.

Estamos en uno de los momentos más críticos para la nación y convoco a todos a reflexionar y a unirnos en el proyecto alternativo para el rescate del sector energético.

El gobierno espurio ha emprendido una ofensiva para desacreditar a Pemex, diciendo que pierde dinero y que no tiene ni recursos ni tecnología para las tareas que enfrenta.

Esto es rotundamente falso. Pemex, a pesar de la corrupción y del mal manejo, genera cada año un gran superávit, antes de impuestos, de 60 mil millones de dólares, más del 6 por ciento del producto interno bruto. Es la empresa más rentable del país (extraer un barril de petróleo nos cuesta 4 dólares y se vende en 70 dólares, fundamentalmente porque no se le paga renta a la naturaleza). Además, Pemex es la segunda petrolera con mayor flujo de efectivo del mundo.

Los impuestos que pagó el año pasado fueron de 60 mil millones de dólares, equivalentes al 38 por ciento del presupuesto del gobierno federal, y a más de tres veces, lo que pagaron de impuestos sobre la renta todas las empresas privadas del país.

Si Pemex no invierte lo suficiente, es porque el gobierno se lo confisca todo. En cuanto a la tecnología, es falso que no se pueda contratar, y lo más importante es que tenemos los técnicos mexicanos para asimilarla y desarrollarla tal como se hizo desde 1938, hasta principios de los años 80. No olvidemos que, contra todos los pronósticos de las compañías extranjeras, Petróleos Mexicanos, en 1938, salió adelante en sus operaciones, como puede lograrlo, con más razón ahora, con casi 70 años de experiencia de nuestros trabajadores y técnicos. Sólo los tecnócratas acomplejados y vende patrias, pueden argumentar que hoy Pemex no puede y que su entrega al sector privado, nacional o extranjero, es la única salvación.

La política de fortalecimiento energético que proponemos, sin apertura al capital privado, ni nacional ni extranjero, implicaría en una primera etapa, invertir con carácter de urgente, 400 mil millones de pesos que se destinarían a la exploración de nuevos campos, al desarrollo de los yacimientos de gas natural, a la perforación de nuevos pozos, a la construcción de tres nuevas refinerías, a la modernización y ampliación de plantas petroquímicas, y al mantenimiento de las instalaciones petroleras.

Como es lógico, la pregunta obligada es ¿de dónde saldría tanto dinero? La propuesta que hacemos es que estos fondos se obtengan de dos maneras: por un lado, proponemos que se reduzca el gasto corriente y de operación del gobierno en 200 mil millones de pesos, en una primera instancia. Esto implica, entre otras cosas, reducir a la mitad el sueldo de los altos funcionarios públicos de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Significaría también suprimir las partidas para el fondo de ahorro especial de los altos funcionarios públicos; suprimir la partida para gastos médicos mayores, también para altos funcionarios públicos, que no van al Seguro Popular ni al ISSSTE ni van alo Seguro Social. Qué vayan a esas instituciones, para que vean lo que se siente y que no tengan atención privilegiada, con médicos privados.

Implica también suprimir pensiones a ex presidentes. No es justo que cada mes del presupuesto nacional, que es dinero de todos, se les estén entregando 5 millones de pesos a Carlos Salinas de Gortari, es decir 60 millones de pesos al año. Que del presupuesto nacional se le den cinco millones de pesos mensuales a Echeverría, cinco millones de pesos mensuales a Ernesto Zedillo, cinco millones de pesos a Miguel de la Madrid y cinco millones de pesos mensuales a ese traidor a la democracia de Vicente Fox.

También deben suprimirse bonos discrecionales para los altos funcionarios públicos; así como muchos otros privilegios con que cuenta la alta burocracia que se ha convertido en una de las castas más favorecidas del mundo.

Aclaro que no proponemos reducir el gasto en inversión ni reducir los sueldos de los trabajadores de base y eventuales ni en obra pública, en educación y salud, ni en programas de apoyo a los más desprotegidos; sino reducir el gasto burocrático y el destinado a la operación del sector público, donde se ha registrado el incremento más cuantioso en los años recientes.

Conviene decir que el gasto corriente del sector público, del año 2000 hasta la actualidad, subió de 714 mil millones de pesos a un billón 466 mil millones; es decir, se duplicó.

Tengamos en cuenta que el presupuesto aprobado para el año próximo será de 2 billones 569 mil millones de pesos. Y nosotros estamos proponiendo un ajuste en el gasto corriente y de operación de 200 mil millones de pesos, que sólo representa el 8 por ciento, monto que se destinaría al fortalecimiento del sector energético.

Por otro lado, proponemos que todo el excedente que se obtenga por encima del precio del petróleo aprobado por la Cámara de Diputados, se invierta en el desarrollo del sector energético.

Para tener una idea del potencial de esta medida, si se mantuviera el precio internacional actual del petróleo por un año, este excedente sería de más de 200 mil millones de pesos.

Al respecto conviene recordar que, como nunca en la historia, durante el gobierno de Fox, el sector público recibió recursos presupuestales del petróleo del orden de 335 mil millones de dólares y tan sólo de excedentes por los precios altos del petróleo, se recibieron 10 mil millones de dólares por año en el trienio de 2004 a 2006.

Y la desgracia fue y sigue siendo, que todo ese dinero, en vez de destinarse a modernizar a Pemex, a promover el desarrollo de México y a garantizar el bienestar del pueblo, se derrochó en beneficio de la alta burocracia o se fue por el caño de la corrupción.

De modo que sí se puede, que sí hay forma de contar con recursos sin cometer la gran traición de entregar el patrimonio del pueblo y de la nación a extranjeros. Sí hay de otra, sí tenemos un proyecto alternativo. Mañana los secretarios y técnicos del gobierno legítimo darán a conocer nuestra propuesta y sus detalles.

De todas maneras, amigas y amigos, no podemos ser ingenuos ante el desafío que tenemos por delante. No podemos atenernos. No podemos atenernos y esperar a que el gobierno usurpador actúe con responsabilidad y anteponga el interés nacional ante las ambiciones de las minorías. Es más, a estas alturas ya resulta evidente que Calderón se ha comprometido a cumplirles a quienes ambicionan el negocio del petróleo y ya están, como siempre, poniéndose de acuerdo las cúpulas del PRI y el PAN para dar línea a sus diputados y senadores, con el propósito de reformar la Constitución o las leyes secundarias que permitan esta felonía, este acto de traición a la patria.

Por eso, les convoco a que desde ahora iniciemos una campaña nacional de información, pueblo por pueblo, colonia por colonia, barrio por barrio, casa por casa y que al mismo tiempo, empecemos a organizar círculos de reflexión y análisis y a recoger propuestas de acciones para la resistencia civil pacífica que impidan cualquier reforma o cualquier maniobra que signifique la entrega del petróleo a extranjeros.

Preparémonos para llevar a cabo acciones de resistencia civil pacífica en todo el país, bajo tres criterios básicos: la no violencia, el no afectar a terceros y poner en práctica medidas eficaces que realmente cumplan con el propósito de mantener el petróleo bajo el dominio de la nación.

Les propongo de manera concreta que se integre, desde ahora, la Comisión Coordinadora para la Defensa del Petróleo encargada de organizar todo este proceso. Les propongo específicamente a las siguientes personas: la maestra Ifigenia Martínez; Claudia Sheinbaum; Jesusa Rodríguez; la diputada por Campeche, Layda Sansores; la senadora por Tabasco, Rosalinda López; Bertha Maldonado “Chaneca”, y Alfredo Jalife.

¿Están de acuerdo?

(LA ASAMBLEA RESPONDE CON UN SÍ)

Estemos atentos y empecemos a trabajar en esta histórica tarea. La comisión nos presentará, en esta plaza pública, un informe de las propuestas que haga la gente, que hagan trabajadores, que hagan especialistas, que hagan intelectuales. Y aquí entre todos decidiremos.
López Obrador convocó a los mexicanos a iniciar una campaña nacional de información que impida cualquier maniobra que signifique la entrega del petróleo; México, Distrito Federal

Si antes no hay necesidad, les propongo que nos volvamos a reunir, como se acordó, el 18 de marzo, en la conmemoración del 70 aniversario de la Expropiación Petrolera; pero si las circunstancias lo exigen, les llamaría con carácter urgente para emprender de inmediato la movilización contra la entrega del petróleo.

No quisiéramos que tuviésemos que enfrentar este desafío. La verdad, se los digo de manera sincera, no me gustaría, pero pensemos en lo que está de por medio. Si se entrega el petróleo ya no tendríamos posibilidad de sacar adelante a nuestro país, porque el petróleo bien manejado se puede convertir en la palanca del desarrollo nacional, lo que no han hecho.

Con el petróleo, bien manejado y manejado racionalmente, podemos generar empleos en nuestro país, podemos impulsar la industrialización de México, podemos llevar a cabo acciones que permitan fortalecer la economía popular, bajando los precios de la gasolina, del gas, de la electricidad.

Teniendo la Nación el petróleo bajo su dominio, tenemos asegurado el futuro para millones de mexicanos. Si se entrega el petróleo o alguna de sus partes, si se entrega la petroquímica, las refinerías o el gas, se rompe con la cadena de valor y no podríamos desarrollar esta industria estratégica en beneficio de nuestro pueblo.

Es un momento difícil el que estamos viviendo, nos va a tocar este desafío, tenemos que enfrentar de manera pacífica, sin violencia, pero con mucha firmeza, porque está de por medio el futuro de las nuevas generaciones, el futuro de nuestros hijos.

¡La Patria no se vende, la Patria se defiende!

Amigas y amigos:

Quiero agradecer a ustedes y a muchos mexicanos más, el apoyo y la solidaridad con el pueblo de Tabasco. Gracias a la generosidad de la gente de todo el país, se manera destacada del Distrito Federal, se han enviado víveres y ayuda a los damnificados, pero, como aquí se dijo, hace falta más.

Por eso los convoco a que sigamos apoyando en la medida de nuestras posibilidades.

También les informo que hace tres días presenté una demanda penal para que se castigue a los responsables de esta tragedia y se reparen los daños de los afectados.

Tenemos todas las pruebas de que estos lamentables hechos ocurrieron, precisamente, por la política privatizadora de la industria eléctrica que sólo busca el afán de lucro sin tomar en cuenta la seguridad de la gente.

Es cierto que llovió bastante y que había luna llena, como aseguran el pelele y su pandilla, pero lo que inundó a Villahermosa y a otras partes del estado, fue que abrieron las compuertas de la presa Peñitas y dejaron caer 2 millones de litros cúbicos por segundo, durante tres días consecutivos.

Todo ello por no generar energía y mantener lleno el vaso de la presa, para dar preferencia a las plantas privadas extranjeras, las cuales ya le venden a la Comisión Federal de Electricidad, violando flagrantemente la Constitución, el artículo 27, que establece que la generación de la energía sólo corresponde al Estado y no se pueden dar concesiones a particulares, sin embargo con esta política privatizadora, la Comisión Federal de Electricidad le compra a estas empresas extranjeras el 31 por ciento de toda la energía que consumimos en el país.

Que quede claro: la tragedia de Tabasco pudo evitarse, aunque sabemos que en México impera la impunidad.

Se presentó esta denuncia ante la Procuraduría General de la República y algunos periodistas, cuando hice el anuncio, me preguntaron: Pero usted dijo que al diablo con sus instituciones y cómo va a acudir ahora a la Procuraduría que es de esas instituciones.

No es ninguna contradicción, lo amerita el caso, la gravedad del asunto. Pero además acudía a la Procuraduría, porque no es la última instancia, es un requisito que se pide para acudir a instancias internacionales, porque voy a llevar este asunto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Tribunal Internacional de Derechos Humanos

Vamos a exigir justicia.

Asimismo les informo que nuestro movimiento siempre ha estado atento a la violación de los derechos humanos y defendiendo los derechos humanos de las víctimas.

Desde aquí, desde el Zócalo, repetimos: Presos políticos libertad.

Nos hemos sumado al Frente Nacional contra la Represión que promueve, entre otros mujeres y hombres, la muy querida y admirada, doña Rosario Ibarra de Piedra.

Como ustedes saben, he continuado con mi recorrido por todo el país. Hasta ahora he visitado y llevado a cabo asambleas en mil 9 municipios.

Les informo que han aceptado el compromiso de formar parte de este gobierno del pueblo más de un millón 700 mil ciudadanos.

A finales del año próximo, terminaré de recorrer los 2 mil 500 municipios del país y esperamos contar para entonces con la participación de 5 millones de representantes del Gobierno Legítimo de México.
El Presidente Legítimo de México durante su participación en la Tercera Asamblea Informativa de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México; México, Distrito Federal

Ya tenemos este gran movimiento, pero vamos pronto a tener la mejor organización ciudadana que se haya tenido en la historia del país, ¿para qué es esta organización, de la cual forman parte todas y todos ustedes con mucho orgullo? Para defender a nuestro pueblo, para defender el patrimonio nacional y para llevar a cabo la transformación que necesita nuestro país. Para eso es nuestra organización que estamos construyendo desde abajo y entre todos.

Amigas y amigos:

De mis reflexiones íntimas, quiero compartir con ustedes mi optimismo: estoy seguro que más temprano que tarde va a triunfar la causa que estamos defendiendo.

Estoy seguro que con la perseverancia, con la terquedad en la defensa de nuestros principios y con mucha organización, vamos a poder cambiar este país de manera pacífica.

Sí podemos sacar a México del atraso en que se encuentra y mejorar las condiciones de vida y de trabajo de nuestro pueblo.

Tenemos dos recursos fundamentales: en primer término, contamos con un pueblo extraordinario, generoso, noble, trabajador, que no está enfermo ni de codicia ni de odio. Un pueblo que no busca venganza, si no justicia.

Un pueblo con una cultura excepcional, que viene de lejos, y de la cual se desprende su enorme vocación de trabajo.

Ahí está el ejemplo de los migrantes, de los que por necesidad se han visto obligados a abandonar el país.

Allá, del otro lado de la frontera, a pesar de todo, han podido salir adelante y ya están enviando cada año remesas a sus familiares por 25 mil millones de dólares.

Nuestro pueblo no es flojo ni indolente, es un pueblo trabajador, pero que padece de la opresión. Cuando nuestro pueblo se libere, cuando levantemos la losa, la lapida, que impide a nuestro pueblo salir adelante, con ese pueblo vamos a sacar adelante a nuestra Nación.

¿Por qué aquí, esos mexicanos, en su tierra, en su patria, no tienen oportunidades? Esto es inaceptable y es motivo de vergüenza.

Esta es una razón más para rebelarnos ante la opresión a la que está sometido nuestro pueblo y liberar su fuerza creadora y su talento para engrandecer a México.

El otro importante recurso que tenemos son nuestras extraordinarias riquezas naturales.

A pesar de que nos han saqueado por siglos, todavía tenemos con que desarrollar al país. Hay petróleo, gas, buenas tierras para la producción agropecuaria, agua, litorales, bosques, selvas y un invaluable patrimonio histórico y cultural.

Todo es cuestión de que estos bienes de la Nación no se queden, como siempre, en unas cuantas manos, sino que se utilicen de manera racional y los beneficios se distribuyan con justicia.

Todo es cuestión de que nuestro país deje de ser de unos cuantos y que haya Patria para todos.

Es inadmisible que, teniendo un pueblo trabajador y valiosos recursos naturales que muchos envidiarían, México sea hoy el país con menos crecimiento económico en toda América Latina y uno de los países con mayor pobreza y desigualdad en el mundo.

Por eso no debemos rendirnos. Debemos seguir insistiendo en la transformación del país, para sacar a nuestro pueblo de la pobreza y de la marginación.

Cuando logremos entre todos esta hazaña, ningún mexicano tendrá la necesidad de emigrar.

Aquí podrán trabajar, progresar, ser felices, aquí donde están sus familias, sus costumbres y sus tradiciones, y nadie, como ahora sucede, verá cancelado su futuro.

El hijo del indígena, el hijo del campesino, el hijo del obrero, el hijo del productor, el hijo del comerciante, el hijo del profesionista, podrá ascender en la escala social y todos tendremos nuevas, importantes y poderosas razones para vivir, para soñar y para triunfar en este país generoso y fraterno.

¡Viva la Convención Nacional Democrática!

¡Viva el pueblo de México!

¡Viva la nación mexicana!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Lleno,, como siempre hasta el tope del zocalo por escuchar a nuestro Presidente Andres Manuel López Obrador...

AMARGHOST dijo...

jajajaja, no mamar, a poco sigue funcionando esta chingadera de blog.

no mamen, comprense un vida (una puta, puto o lo que mejor les parezca)

Luis Ricardo dijo...

Gracias por postearlo para los que no fuimos el domingo. Y gracias por la corrección, ya está en el blog.

Anónimo dijo...

Chinga tu madre amarghost y demas fecalistas.

Anónimo dijo...

Yo te compro Amarghost a medio pavel... luego te digo pa' que te quiero.
jajajajaja

Anónimo dijo...

pejistas pendejos.

Anónimo dijo...

A los que postean aquí,
"Presidente Legítimo" se escribe entre comillas.

¡Aprendan a escribir correctamente!

Anónimo dijo...

�Presidente Leg�timo entre comillas?
�Ardor?
jajajaja

PEPMAC dijo...

Erath:

Pues la resistencia sigue y para rato.

Te puedo asegurar que cada vez somos mas y mas organizados

Un saludo amigo

marichuy dijo...

Erat

Te habías tardado en postearlo; gracias.

Un abrazo

PS Creí que pasadas las elecciones los ánimos exaltados y la exacerbación de los odios habrían aminorado; me apena ver que no.

No cabe duda que no tenemos nada que envidiarle a los europeos... en materia de discriminación, racismo y expresiones proto-fascistas. Al parecer, en ese rubro, México si está a la vanguardia.