martes, noviembre 11, 2008

Gómez Mont es del PAN, piensa y actúa como él, es más de lo mismo

Pedro Echeverría V.
10 de noviembre de 2008

1. Mientras se discute si el desplome del avión fue accidental o fue derribado, Calderón nombró a su nuevo secretario de Gobernación. Es necesario, para el nuevo funcionario, pero también para todos los miembros del gabinete, saber si deben cuidarse de los accidentes de aviación o de las personas que se dedican a tirar aviones con bombas o balas. Al gobierno de Calderón no le interesa reconocer que le desplomaron la aeronave porque entonces se declararía que en México hay inseguridad total y desgobierno; por el contrario si se reconoce que fue un accidente entonces no hay problema. Pero lo importante es que la gente no cree ya en nada que venga del poder: sabe que gobierno, empresarios y medios de información siempre han buscado engañarla. Aunque quieran esconder lo que realmente sucedió, muy pronto lo sabremos porque las cosas pueden repetirse.

2. El presidente ilegítimo Felipe Calderón acaba de designar a Fernando Gómez Mont como secretario de Gobernación para sustituir al recién fallecido Camilo Mouriño. Gómez Mont, como debe esperarse de todos los hábiles abogados panistas, ha pertenecido a poderosos despachos de abogados; en este caso al círculo de Fernández de Cevallos, Lozano Gracia y otros viejos defensores de traficantes urbanos, desfalcadores públicos como los hermanos Salinas y especuladores como Carlos Ahumada. Es un personaje de derecha, amigo de grandes empresarios y enemigo de las luchas de los trabajadores. Pero en las ideología (sean de derecha, centro o izquierda) todos parecen estar cortados con la misma tijera porque de manera general piensan y actúan con objetivos bien limitados, es el caso del PAN.

3. No importa si quien dirige gobernación es un tonto como Ramírez Acuña, un petrolero extranjero como Mouriño, un guapo político como Creel, un empresario como Abascal o un abogado defensor de empresarios como Gómez Mont. Cualquiera tendrá que actuar de acuerdo a su ideología derechista, panista y neoliberal. Una cosa es que sonría, que sea de fácil palabra y use a los medios de información para caerle bien a todo el mundo y otra cosa son los intereses que defiende y sirve. Si Gómez Mont fuera de centro estaría desde hace años en el PRI y si fuera de izquierda o centro izquierda estaría en el PRD. Pero no, él está en el PAN, piensa y actúa con los panistas y no podrá hacerlo de otra manera. Toda su vida ha defendido a los empresarios contra los trabajadores, a los empresarios frente al gobierno del PRI o el PRD.

4. Al parecer las masas, carentes de oficio político, tienden a ver personas y no ideologías en las actuaciones políticas. Se esperanzan o se hacen ilusiones con las personas sin ver que todos (desde niños) van conformando una ideología, es decir, una forma de ver o pensar las cosas. Quienes nunca se hacen ilusiones son los empresarios, los dueños de los medios de información y los jerarcas de la iglesia. Aunque López Obrador y los izquierdistas digan a veces que respetan a los empresarios, a los medios y a los sacerdotes, la realidad es que éstos no les creen, nunca podrán engañar los izquierdistas a esos magnates de la empresa y del capital. Ellos saben que los Fox, los Calderón, los panistas, sí son sus confiables porque crecieron en la iglesia, entre los empresarios y se educaron en colegios privados como la Escuela Libre de Derecho).

5. También los que escribimos, para ser leídos con interés, tendemos a hablar de personas, de funcionarios, de altos dirigentes, como ellos fueran los que decidieran los rumbos por los que camina un país. No se si eso suceda porque las religiones enseñan que sólo hay un dios o porque la gente crea, con los ojos cerrados, en un santo milagroso. Sin embargo habría qué pensar en la idea de que las personas en lo individual sólo son producto de su tiempo, quizá los más adecuados o notables para cada momento. Ni son los más buenos, ni los más honestos, ni los más inteligentes; son simplemente los que mejor se han adaptan a las circunstancias cuando se requiere de alguien o se busca al más útil, aunque sea en apariencia. Son como loterías políticas en que juegan las presiones, las amistades, las sumisiones, las suertes, las casualidades.

6. El nuevo secretario de Gobernación no es un simple amigo de Calderón, es también representante de una corriente político-empresarial dentro del PAN. Mientras en el PRD las expresiones son abiertas y causan divisiones, en el PAN (como en la política de los EEUU) es un duelo de intereses económicos que se desenvuelven tras bambalinas. Ninguna corriente dentro del PAN (sea la de Calderón, Creel, Fdez. de Cevallos, Fox y Corral) puede estar cerca de los trabajadores porque el objetivo esencial histórico del PAN ha sido la lucha contra el Estado, contra lo publico, para beneficio de lo privado. Basta con revisar lo que pasaba en política en 1938/39, cuando fue fundado el PAN, para entender las causas y los objetivos esenciales de ese partido que estuvo contra la expropiación petrolera, la reforma agraria y la educación “socialista” cardenista.

7. El nuevo secretario de Gobernación, según se ha publicado, perteneció a los despachos jurídicos Zínser Esponda y Gómez Mont. En 1995 renunció a su puesto en el Comité Ejecutivo del Partido Acción Nacional, para abrir una firma consultora. Fue asesor en la administración del presidente Zedillo, trabajando con Luis Téllez, jefe de asesores del Presidente, en materia de reformas al Poder Judicial; con el procurador general de la República, Antonio Lozano Gracia, en diversos asuntos legales, incluidos los crímenes de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu. Entre otros casos se encuentra la defensa de Carlos y Raúl Salinas, y el del presunto defraudador del IMSS, Tomás Peñaloza. Gómez Mont representó a Rogelio Montemayor, ex director de Pemex, en una investigación que a éste se le realizó en 2006 por el fraude Pemexgate.

8. Desde el lado ideológico Gómez Mont es un abogado proempresarial, de derecha que posee militancia panista por herencia de su padre. Tiene una gran experiencia jurídica, pero no parece tener una visión política porque nunca ha trabajado en ese campo. Sin embargo, como siempre sucede, no faltarán quienes lo asesoren políticamente para poderse desempeñar en el cargo. Los panistas, empresarios y medios de información (quizá por unos días con excepción de TV Azteca) no han dejado de aplaudir la designación que, sin duda, los beneficiará. Pero la población mayoritaria no tiene nada que ver con ella y menos puede mantener esperanza alguna. Esta experiencia demuestra que los asuntos políticos de gobierno no es un problema de personas. Muerto el tan odiado por la izquierda, sube otro que es más de lo mismo. Para que haya cambios verdaderos se requieren cambios estructurales.

pedroe@cablered.net.mx

2 comentarios:

Babel dijo...

Pero claro. Qué otra cosa podíamos esperar?

Más de los mismo...

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Si no perteneces a "los mismos", esos "mismos" no permitirán que invadas lo que consideran "su espacio". Las sucias elecciones y campañas del 2006 lo demostraron.

Un abrazo, hermana.