viernes, noviembre 14, 2008

El PRD fue usado, amenazado, reprimido, exhibido y absorbido

Pedro Echeverría V.
13 de noviembre de 2008

1. Los "Chuchos", Nueva Izquierda (NI) o los auténticos socialdemócratas (SD), desde hace por lo menos año y medio, cuentan con los delegados y la estructura necesaria para controlar al Partido de la Revolución Democrática (PRD). La realidad es que trabajaron mucho, sobre todo entre los políticos priístas de los estados de la República, para consolidar su idea socialdemócrata de partido. Sin embargo no les fue muy difícil porque el PRD nació cardenista, es decir, ex profesamente para competir en elecciones. Fueron algunos sectores un poco radicalizados, quizá ilusos, los que creyeron que el PRD podría ponerse al servicio de las luchas sociales. Sin embargo, con excepción de los viejos partidos anteriores a los años setenta, que nacieron para y en la lucha social y que tuvieron en sus banderas la revolución socialista, todos los demás nacieron de las elecciones y para las elecciones.

2. Si "la única vía para ascender al gobierno y al poder", como ha dicho López Obrador, "es exclusivamente la vía electoral", entonces quizá la socialdemocracia escogida por "los Chuchos" sea el camino más correcto. Pero esa vía ha sido transitada en Suecia, Italia, Francia, España, Chile, Canadá, etcétera y lo único que han logrado, mediante reformas sociales, es renovar las formas de explotación capitalista, la alternancia de la misma clase política en el poder y, como países del viejo capitalismo, seguir conservando sus privilegios. En los hechos, en el México del PRI hubo reformas agrarias, Seguro Social, escuela pública, ley de pensiones y jubilaciones semejantes a las de la socialdemocracia; pero la explotación se intensificó, aunque con reformas que sirvieron de colchón. Cuando más, el nuevo PRD chuchista podrá servir para frenar un poco a la derecha, pero no para cambiar al país.

3. Con la consolidación del chuchismo en el PRD y su reconocimiento oficial puede también abrirse paso definitivo al tripartidismo siempre esperado en México: derecha panista, centro/derecha priísta y centro/izquierda perredista; los demás partiditos tendrán que acomodarse con uno o con otro. El dinero del presupuesto seguirá fluyendo y los privilegios serán cada vez mayores, sobre todo ahora que los acuerdos entre partidos, es decir, entre la clase política, pueden alcanzar altos niveles. Aquí puede entrar López Obrador si acepta disciplinadamente las reglas del juego; si no lo hace será totalmente marginado y silenciado, a no ser que continúe sus luchas en las calles, realice alianzas con el movimiento social y ahora sí "mande al diablo a las instituciones". Pero ahora la lucha tendrá que ser en serio esperando cualquier represión o masacre encabezada por la burguesía y su gobierno.

4. La historia del PRD es una historia común; no tiene nada interesante porque es igual a la de casi todos los partidos políticos en México y en el mundo. En México es la historia de todos los partidos (llámense como se llamen) y en el mundo, como en otras ocasiones he escrito, basta con revisar en lo que se convirtieron los llamados partidos socialistas y comunistas de Italia, Francia, España y demás. Como dijera un amigo: "los partidos son los condones de la libertad"; se dedican a capturar incautos o a quienes desean lo mismo, para usarlos en su beneficio. ¿Para qué han servido sino para hablar en nombre del pueblo y dilapidar subsidios, y luego usar sus votos (y hasta sin votos) como palanca para escalar cargos de gobierno y buenos ingresos? Por eso los anarquistas siempre fueron enemigos de los partidos y todo tipo de organización centralizada, con jerarquías y dirigentes permanentes.

5. ¿Quién no recuerda al pequeño Fouché mexicano del PRI, Jesús Reyes Heroles (padre de dos hábiles arribistas), cuando en 1977 (ante la tremenda crisis de participación electoral) lanzó la llamada reforma política con leyes y reglamentos, estableciendo subsidios millonarios, radio y TV, así como otorgando legisladores de partido o de minoría? En los años sesenta y setenta la juventud se había rebelado, los sindicalistas habían realizado cientos de huelgas, la participación electoral se desplomaba y ni el mismo candidato presidencial, López Portillo, había tenido competencia; por otra parte, el movimiento social independiente (sobre todo durante la guerra sucia) crecía sin control. Así que el consejero del príncipe —y, al mismo tiempo, funcionario de todos los moles— en 1977 le dio a la centroizquierda la oportunidad de formar parte del gobierno y de vivir cómodamente del presupuesto y todos a gusto.

6. Por eso escribí hace unas semanas que López Obrador (AMLO), aunque permanezca en el PRD, ya no será el candidato presidencial de ese partido. Los nuevos dirigentes del PRD, en los hechos, son los creadores de la llamada Nueva Izquierda, que no es otra cosa que una corriente socialdemócrata que busca el poder (vía parlamentaria) por medio de negociaciones y acuerdos con los gobiernos panistas y priistas. Los "Chuchos", aunque dientes afuera digan respetar a López Obrador, la realidad es que condenan sus formas de lucha por poner a la movilización adelante, así como por sus declaraciones de confrontación con el gobierno ilegítimo de Felipe Calderón. Si hace un año la llamada "corriente orteguista" no era mayoría, ahora representa mucho más de la mitad en delegados propios y aliados. Y su tendencia es crecer con más fuerzas priistas y arribistas.

7. Un partido socialdemócrata es un partido electoral que respeta al Estado y a su gobierno, así como a todas las leyes establecidas. Los Chuchos no esperarán a que el presidente ilegítimo Calderón los invite a platicar sino que ellos, siendo consecuentes con su línea política, buscarán formalizar el reconocimiento. Jesús Ortega, no sólo negoció su reconocimiento con el Tribunal Electoral; también está comprometido a construir un partido civilizado, decente, moderno, respetuoso de la ley y las instituciones. Ese es el partido que pidió Octavio Paz y que han seguido exigiendo Enrique Krauze, los empresarios, los medios de información y los mismo panistas. ¿Aceptarán Encinas y AMLO la secretaría general para que los Chuchos les sigan poniendo el dedo en la boca con delegados y votaciones ampliamente mayoritarias?

8. Decía entonces hace unos días que el comportamiento de López Obrador frente a los dirigentes de Nueva Izquierda, así como ha sido frente a Cárdenas, la APPO, Marcos, el EPR y otras corrientes de izquierda, ha sido siempre de respeto. A pesar de las críticas que ha recibido por no manifestar su apoyo, tampoco les ha respondido con críticas. Pero también decía que a pesar de que AMLO ha declarado públicamente que "el único camino hacia el gobierno es el electoral", no ha dejado de convocar movilizaciones que sin duda, ante la cerrazón, la corrupción y el crecimiento del desempleo y la miseria, podrían llevar a la radicalización del pueblo. Lo único que habría que exigir es que a esas movilizaciones se les dé más contenido clasista para evitar que en algún momento sean frenadas. Ese es el gran valor del lópezobradorismo: la esperanza de que esas concentraciones se conviertan en un enorme poder de masas.

9. ¿Qué pasará cuando Nueva Izquierda haga aprobar con sus mayorías una entrevista con Calderón y, al mismo tiempo, López Obrador continúe llamándolo públicamente gobierno usurpador? ¿Deberá AMLO guardar un silencio táctico? El poder de convocatoria de AMLO causa alarma y miedo entre la clase política y empresarial. Saben que así como reúne a decenas o centenares de miles en el Monumento a la Revolución, en el Hemiciclo a Juárez, en el Zócalo o frente a Televisa, así también esas mismas fuerzas pueden buscar alianzas entre otros sectores de trabajadores y bloquear carreteras, avenidas, instituciones bancarias y de gobierno o embajadas. ¿Qué pasaría si los problemas del país se agravan más en perjuicio de la población, si las luchas de los profesores, los campesinos y los obreros salen a las calles y el PRD, junto al PAN y al PRI, exige orden y represión? ¿Cuál va a ser la posición de AMLO?

10. Al parecer, a López Obrador, como antes publiqué, le quedan dos caminos:

1. Llamar a la conformación de un nuevo partido nacional;

2. Negociar con el PT para que éste (que en su programa proclama la lucha por el socialismo) se transforme en un partido amlista.

En ninguno de los casos AMLO tendría muchas dificultades porque 1) ha recorrido tres veces el país y no le faltarían asambleas y firmas para el registro de un nuevo partido y 2) el PT lograría dar un inmenso salto que lo pondría por encima del PRD (NI) socialdemócrata. AMLO/PT podría ser un mismo partido de izquierda y los Chuchos de NI estarían más identificados con el PRI, por lo que no tendría mucha razón estar separados. Los gobernadores, legisladores y burócratas se quedarían en el PRD, pero las oposiciones estarían con AMLO. Obviamente también los "intelectuales" responderían a sus propios intereses.

11. No se qué tan hábiles y capaces sean los dirigentes de un nuevo partido para unificar a la izquierda con las luchas de los trabajadores, electricistas, profesores, petroleros, mineros, telefonistas y con las organizaciones campesinas y populares, pero si actúan teniendo claros los objetivos y éstos logran identificarse plenamente con los intereses del pueblo, será un partido de "nuevo tipo", es decir, diferente a cualquier partido pro empresarial, burgués y derechista. Pero, ¿ese será el partido de izquierda social que querrán construir López Obrador y sus amigos con sus movilizaciones o sólo se trata de una organización más que compita con la clase política por cargos dentro del mismo sistema de explotación? De todas maneras, en los próximos pasos de López Obrador podremos ver si las cosas pueden cambiar radicalmente o todo será más de lo mismo donde se vislumbra una vuelta del PRI al gobierno nacional.

12. Estamos en 2008 y pronto será el bicentenario de dos grandes revoluciones. ¿Alguien se imaginó que en una sangrienta batalla de 11 años que se inició en 1810 con un "Grito de Dolores" fueran expulsados de México los conquistadores después de 300 años de cruel colonialismo? ¿Pensó alguien (en medio del derroche y la corrupción porfirista y los festejos "patrios") que el pueblo mexicano se levantaría en armas en 1910 y lograría aniquilar al ejército asesino que respaldaba a la dictadura? Nadie, ninguna persona en su tiempo pensó en que el pueblo organizado y en lucha podría acabar con siglos o décadas de dominación. Hoy, en 2008, parece que la burguesía ha comenzado a perder la capacidad de dominación y el pueblo mexicano está ya desesperado y cansado de ser dominado. ¿Están dadas las condiciones objetivas y subjetivas en el pueblo mexicano para una nueva revolución? ¿Estaban dadas en 1810 y 1910?

pedroe@cablered.net.mx

2 comentarios:

futuro experredista dijo...

Desde hase mucho se dice que el peje Va a salirse del prd por como se estan dando las cosas en el partido.No sabe si es cierto o si es falso pero yo donde vaya el Presidente Legitimo yo lo segire y millones nos iremos... ¿¡que si se quedan los vendidos y transeros en el prd y van a ver como se qedan sin ningun solo voto!!!

futuro perrediste dijo...

Que lastima,
que no les importe la gente pobre ni los campesinos ni nada, separandose en dos la cantidad de votos parz el 2009 se hace la mitad para cada cual sin oportunidad de ganar la presidencia con esas cifras, sin la oportunidad de por fin cambiar las cosas para los necesitados.

Lastima!!!!